En el corazón del NOA, cada primavera la capital provincial se transforma en un ramo de lapachos rosados y chañares amarillos. Intensa, no perdió el romanticismo de los parques y el pasado histórico. El Parque 9 de Julio ansía ser reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se puede pasear en catamarán o tomar la aerosilla para tener la panorámica desde el aire.

Volver a la nota: Desde el jardín de la república

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 16 =