Muy cerca de la denominada Cuna de la Humanidad, atravesó la fiebre del oro, el apartheid, la transición hacia la democracia y renació con la Copa Mundial de Fútbol 2010. La ciudad del eterno cambio.

Volver a la nota: Tres días en Johannesburgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − nueve =