Hasta 1967, los taxis que circulaban por la Ciudad podían estar pintados de cualquier color, pero ese año se dispuso una norma que indicaba que todos debían tener la carrocería pintada de negro en la mitad inferior y de amarillo en la superior. Foto: Darío Silva D’Andrea / Perfil.com

Volver a la nota: El taxi tiene monumento en Buenos Aires

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + 14 =