PATAGONIA / CHUBUT

Un pueblo con encanto, rodeado de estepa y mar

Bahía Bustamante es visitado por expedicionarios de todo el mundo.

Ficha

Región: , , ,

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para: , ,


Ver mapa más grande

Por Laura Blanco (*)

No se trata de un destino turístico de lo más explotado, y precisamente en ello reside su encanto. Bahía Bustamante es un pequeño poblado de la Patagonia, en la provincia de Chubut, a 180 km de Comodoro Rivadavia, rodeado de estepa y mar azul.

Comparado en varias oportunidades con las islas Galápagos por su gran diversidad de fauna, brinda la posibilidad de pasar unos días en un pueblo en el que apenas viven cuarenta personas, construido en la década del 50, con calles limpias y prolijas, donde después de las 23 se corta la luz artificial y donde no hay hoteles ni lujo: seis casas recicladas -con terraza frente al mar, agua caliente y calefacción- son todo el alojamiento del lugar.

Bahía Bustamante es el destino perfecto para turistas que buscan alejarse de la “civilización” del Wi-Fi y del celular. Allí, la naturaleza lo domina todo y, sin demasiada espera ni travesías de por medio, es posible divisar pingüinos, cormoranes, garzas blancas, petreles ostreros y patos vapor.

Durante el día, se puede realizar una típica jornada de sol y playa, navegar hasta una colonia de lobos marinos o hasta las islas Vernacci o visitar -ya sea en 4 x 4 o bicicleta, un bosque petrificado, que se encuentra a trteinta kilómetros del pueblo.

También hay estancias, como Las Quebradas, La Margarita y Las Mercedes, donde se puede aprender sobre el proceso de producción de lana y carne ovina, siendo partícipe de un día de trabajo. Además, se organizan visitas guiadas para quienes deseen conocer sobre el proceso de extracción de algas (actividad que dio origen a este poblado).

A la hora de comer, la antigua proveeduría, con vista al mar, deleita a sus clientes con platos elaborados con productos de la zona que incluyen mero, cordero, guisos y mariscos. Imperdible.

(*) Nota publicada en el Diario Perfil el sábado 8 de diciembre de 2012.

Deja un comentario