BRASIL

Donde el sol nace primero

João Pessoa, el punto más oriental del continente americano, pinta de dorado 138 kilómetros de playas. Fotogalería.

A finales de noviembre el sol suele despuntar a las 4.30 de la mañana, para ocultarse alrededor de las 17.30. Foto: Diario Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para: , , , ,


Ver mapa más grande

Por Guillermo Piro (*)

El arquetipo del lugar de descanso se parece mucho a una playa de ensueño con palmeras, arena dorada o blanca y el mar calmo que acaricia la orilla ganando terreno a cada minuto, con promiscuidad y lentitud gatuna.

El agua es cálida y hospitalaria, no rechaza al que se adentra en sus profundidades; es clara y mirando con atención puede verse sin mucho esfuerzo la fauna yendo y viniendo, histérica, circunspecta y hambrienta, siempre hambrienta. ¿Por qué los peces tienen siempre tanta hambre? He aquí una pregunta que escapa a los alcances de la construcción del arquetipo de la playa perfecta, o sea aquella pasible de convertirse en nuestra morada permanente a los diez o 15 minutos de haber puesto por primera vez los pies en ella.

João Pessoa se ajusta a la perfección al arquetipo. Capital del estado de Paraíba, João Pessoa es conocida por ser la ciudad donde el sol nace primero, debido a que la ciudad se encuentra ubicada en el punto más oriental del continente americano.

En efecto, a finales de noviembre el sol suele despuntar a las 4.30 de la mañana, para ocultarse alrededor de las 17.30. Puede parecer incongruente, pero no lo es: a esa hora de la tarde uno ya no desea más que un poco de noche, saturado de tanto sol y mar. João Pessoa se destaca, además, por un clima particularmente agradable todo el año, y por lucir varios monumentos de arquitectura y arte barrocos, excelentemente conservados.

Las playas de Tambaú, Cabo Branco y Bessa son las más conocidas de una larga sucesión de orillas que se extiende a lo largo de 138 kilómetros.

Pero no todo es pasar el día tendido al sol en João Pessoa. Hay varias excursiones desde las playas de Camboinhas y desde Tambaú. Una de ellas consiste en visitar Areia Vermelha, bancos de arena
emplazados a dos kilómetros de la costa. Otra es llegar a Picãozinho, unas pequeñas piscinas naturales que se forman entre arrecifes de corales, ideales para practicar buceo.

Los tripulantes de las barcas que zarpan de la playa de Tambaú, siempre gentiles y serviciales, llevan en la mano pequeñas bolsitas de alimento para peces, y en cuanto ven al buceador accidental tratando de ver algo bajo las superficie de las aguas, gracias a su intervención eficaz los peces mágicamente aparecen. Son unos peces hermosos, pequeños, amarillos y negros: peces de semiluto.

El complejo hotelero de João Pessoa está en constante expansión. De ser el lugar predilecto de veraneo de los brasileños, poco a poco está siendo elegido por los turistas de países aledaños e incluso lejanos. A escasos 125 kilómetros de Recife, las playas de João Pessoa se han vuelto atractivas por sus perfecciones naturales, pero también por la edificación de hoteles, algunos monumentales y otros discretamente clásicos (aunque los brasileños tienen cierta tendencia incontrolable hacia la monumentalidad; digamos mejor que hay hoteles realmente descomunales y otros un poco menos). Tal vez el más conocido es a la vez el más antiguo: el Tropical Tambaú. Construido sobre la playa, el hotel ofrece una vista fascinante de la costa y se enorgullece de su arquitectura espectacular y circular única, muy similar a la de un estadio de fútbol.

Otra atracción es el recientemente construido Verdegreen, que como su nombre insiste en recordarnos es un hotel casi absolutamente ecológico, regido por rígidas normas ecologistas. Lo que no priva a los huéspedes, sin embargo, de disfrutar del aire acondicionado. Porque en Brasil todo tiene un límite. Hasta el ecologismo.

GALERÍA DE IMÁGENES
(*) Desde el estado de Paraíba, en Brasil. Nota publicada en el Diario PERFIL el sábado 22 de diciembre de 2012

Un comentario en “Donde el sol nace primero

  1. En realidad el local mas oriental de las americas se llama Ponta do Seixas en João Pesssoa. Merece ser visitado.

Deja un comentario