UNA TENDENCIA QUE LLEGA DESDE EUROPA Y EE.UU.

Mascotas de vacaciones: hay bikinis para perros y paradores ‘pet-friendly’

Con el verano, son menos los que tienen que pensar dónde dejar sus mascotas y más los que las llevan de paseo.

Ficha

Región: ,

Por Gisela Nicosia desde Mar del Plata, y Josefina Hagelstrom (*)

Un licuado y un tazón de agua, por favor”, pide Silvia en una confitería de Mar del Plata mientras su perra Lola se acomoda entre las sillas del lugar, frente al mar. Amante de las mascotas, Silvia y su marido Horacio no planifican vacaciones si no pueden llevar a su perra con ellos, por eso celebran que cada vez más los destinos turísticos se conviertan en destinos pet-friendly.

Así como Lola los acompaña durante el día, cada noche, cuando salen a cenar, la llevan con ellos: “Buscamos ir a lugares donde acepten mascotas porque no nos gusta dejarla sola”, cuentan, y agregan que a Lola “le encanta el mar”.

Casos como éste se multiplican cada verano. La costa atlántica se sumó, así, a la tendencia de ciudades de todo el mundo donde las mascotas son un cliente más. Hoteles, bares, restaurantes y heladerías se adaptan para que los turistas puedan ir con sus ellas, donde les ofrecen habitaciones que permiten ingreso de animales, comida y agua.

En el café restó Ivo, Edgardo Traliano, su dueño, impuso la moda: “Siempre me gustó que mi perro me acompañara en mi trabajo, en casa y también en mis vacaciones”, cuenta mientras Ouzo, su rottweiler, camina por la vereda del lugar.

Según dice, “los clientes lo conocen y no les molesta. No ladra, es tranquilo y puedo tenerlo sin correa porque no sale de la zona del local”. Para los clientes que vayan con sus perros, ofrece alimento balanceado (gratuito) y coloca un plato con agua.

Pero no sólo eso. En las playas de Punta del Este, la moda canina llegó esta temporada con artículos para todos los gustos. Bikinis, soleros, camisas, musculosas para perros grandes y batas de baño fueron algunas de las prendas que la marca Amores Perros presentó en un desfile que realizó esta semana, donde se vieron artículos para que los canes luzcan este verano. En la pasarela, las modelos desfilaron junto a los perros, que lucieron los coloridos modelos.

En la Argentina se tiene cada vez más conciencia del perro vestido, y el traje de baño es una tendencia que viene de los Estados Unidos y estamos presentando acá”, cuenta Karen Reinhardt, dueña de la marca. Los precios de la indumentaria van desde los $ 150; utilizan colores flúo, estampados de flores y volados. “Buscamos combinar con la moda de cada temporada, viajamos para ver qué se está usando y elegimos”, agrega.

En el desfile presentaron también la colección de San Valentín, que consiste en vestidos con corazones para ellas –las hembras– y cuellitos con corbatas y gorritos para ellos –los machos–. Ahora preparan la temporada de otoño-invierno, que vendrá con muchas tachas y colores eléctricos, azules y dorados. Para todos los gustos.

Controles. Pese a que la apertura es cada vez mayor, en Mar del Plata una ordenanza municipal prohíbe –por cuestiones de salud e higiene– que los perros accedan a los paradores privados. No pueden ingresar a las carpas ni a las zonas donde se ofrezcan alimentos.

Por ese motivo, muchos veraneantes con mascotas terminan pasando el día en la zona de playa pública, adonde sí pueden ingresar con sus perros.

Sin embargo, en diálogo con PERFIL, algunos encargados de balnearios reconocieron que en temporada baja –cuando hay menos controles– sí permiten el ingreso de las mascotas. Ahora, en plena temporada de verano, se complica evadir la inspección sanitaria municipal. Las multas son muy elevadas, e incluso pueden generar la clausura temporaria del lugar.

(*) Nota publicada en el Diario PERFIL el sábado 12 de enero de 2013

Deja un comentario