IRLANDA / EUROPA

36 horas en Galway, corazón de la cultura celta

Culturalmente dinámica y lingüísticamente heterogénea, la ciudad más importante del oeste de Irlanda conserva casi intacto su espíritu gaélico.

Foto: Diario Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para: , ,


Ver mapa más grande

Por Brendan Spiegel (*)

Frecuentemente llamada “la ciudad más irlandesa de Irlanda”, esta metrópolis costera es un sitio donde la cultura y la literatura celta han prosperado desde hace tiempo, a menudo en el tradicional idioma gaélico. Pero en estos días existe la misma probabilidad de escuchar español, polaco o japonés en las atestadas calles de Galway, ciudad universitaria cada vez más internacional. Además, los pubs siempre ofrecen pintas y abundante craic (jerga irlandesa para “buen rato”) cualquier noche del año.

Primer día. Circuito histórico

Haga un curso rápido de 800 años de historia en apenas unas cuantas cuadras, empezando en el Salón del Conde Rojo (entrada gratuita), los desmoronados restos de la sede del poder del siglo XIII de Galway. El sitio fue descubierto durante un proyecto de construcción y fue inaugurado en 2010.

El Arco Español, a pocas cuadras, es uno de los últimos vestigios de las murallas de la ciudad que alguna vez cubrieron hace siglos toda Galway. En un día lluvioso acomódese en un sillón del segundo piso del Museo de la Ciudad, tome un libro de historia irlandesa y acurrúquese viendo la costa. Vaya también al complejo de artes plásticas llamado Teatro del Ayuntamiento, que juega un papel importante culturalmente.

Bien entrada la noche, el Barrio Latino tiene los bares más populares de la ciudad. Para un paisaje menos ruidoso, cruce el río Corrib hasta llegar a West End. También puede ir al bar gay Wilde’s o ver bandas indie y de hip-hop en Backstage Bar at Monroe’s Live.

Segundo día. Cultura y mercados

Shed (Middle Pier, Galway City Harbour) es el ejemplo más prominente de los esfuerzos de los artistas locales por usar los espacios céntricos vacantes de la ciudad. Frente a la Iglesia Universitaria de San Nicolás, el Mercado de Galway de los fines de semana exhibe flores, productos frescos, sushi y empanadas asiáticas llamadas “samosas”.

Luego revise la selección de quesos irlandeses y europeos en el adyacente Sheridans Cheesemongers. Aun mejor: disfrute una rebanada de Cashel Blue en el bar de vinos, un excelente lugar para ver gente sobre las atestadas calles.

El ejercicio favorito de los residentes de Galway es recorrer “el prom”, un paseo costero con vistas a la bahía de Galway. Luego de la excursión de casi 2,5 kilómetros, disfrute una pinta de cerveza en Oslo, o vino y jazz en Black Cat.

Tercer día. De Wilde a U2

Pocos visitantes se van de Galway sin aligerar sus billeteras en la peatonal Shop Street. Las tiendas son venden principalmente recuerdos, pero vale la pena caminar para ver la gama de músicos callejeros que muestran su talento con gaitas, violines y covers de U2, y visitar McCambridge’s, una antigua tienda de productos delicatessen.

Cuando Shop Street llega a William Street, haga una pausa y siéntese junto a la estatua de Oscar Wilde y su contemporáneo báltico Eduard Vilde. Vaya también a Charlie Byrne’s, una librería especializada en cosas irlandesas, incluyendo revistas.

Recorré Galway en esta Fotogalería

 

 

* The New York Times/Travel.

Deja un comentario