Un mar de personas cubre la superficie de la playa de Benidorm en pleno agosto. Foto: Manuel Meyer/dpa

Volver a la nota: Benidorm, una playa paradisíaca amada y odiada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + cuatro =