Adorado río. El Paraná brinda una excusa perfecta para reunirse. No sólo por ser un curso de agua venerado por su pesca, sino también por sus playas, las opciones de deportes que ofrece y los apacibles atardeceres mirando hacia la vecina ciudad de Resistencia, ubicada al final del Puente General Belgrano.

Volver a la nota: Ríos, palmeras y chamamé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *