HYDERABAD / INDIA

Hacia el sur de India

Antiguo hogar del diamante más famoso del mundo, la famosa ciudad tecnológica está en la mira del turismo. Fotos.

Situada en el estado sureño de Andhra Pradesh, Hyderabad es una yuxtaposición de lo viejo y lo nuevo como ninguna otra ciudad de India. Foto: Diario PERFIL [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir: , ,

Ideal para: ,


Ver mapa más grande

Situada en el estado sureño de Andhra Pradesh, Hyderabad es una yuxtaposición de lo viejo y lo nuevo como ninguna otra ciudad de India. Mientras que Microsoft, Google y otros gigantes tecnológicos tienen oficinas en las estructuras de acero y vidrio del distrito conocido como Cyberabad, la historia de esta ciudad de más de 400 años es tan seductora como la de Jaipur y Agra.

Con el Fuerte Golconda del siglo XIII, que alguna vez albergó al famoso diamante Koh-i Noor, y el icónico monumento Charminar, los veinte y treintañeros que trabajan en tecnología de la información han estado atrayendo gente del jet set de todo el mundo, que viene a descubrir el pasado y a experimentar un presente de rápida evolución.

Día 1. Ocaso en la ciudad

Obvie la sugerencia estándar de las guías turísticas de ver el Espectáculo de Luz y Sonido del Fuerte Golconda y vaya a Taramati Baradari, el hermoso pabellón cercano al fuerte que supuestamente fue construido para la amante favorita de uno de los reyes Golconda del siglo XVII. Desde uno de los arcos se ve ponerse el sol sobre el Fuerte y las tumbas reales de los siglos XVI y XVII.

La comida de Andhra tiene fama de ser la más condimentada de India, así que hay que prepararse para sentir calor en Southern Spice por un piso de 150 rupias (a un tipo de cambio de 52 rupias por dólar), un sitio casual siempre atestado, uno de los clásicos locales. El thali del sur de India es el plato más popular, con más de media docena de platitos chicos, berenjenas al curry y gran cantidad de arroz.

Día 2. Fe y tecnología

La mayoría de los visitantes no llega a salir de la ciudad para conocer Moula-Ali, un área al Norte que lleva el nombre del supuesto yerno del profeta Mahoma.

Hyderabad produce muchas de las perlas del mundo, lo que significa que la selección es extensa y los precios, más amigables. Aunque no hay escasez de vendedores, Mangatrai Pearls and Jewelry tiene reputación por sus perlas de alta calidad.

Siéntese en un taburete, beba café o té preparado en la estancia de atrás y deje que uno de los vendedores le muestre collares, aretes, pendientes, brazaletes y tocados (los precios van desde 250 hasta 2,5 millones de rupias). Este es el rito de cualquier compra.

Luego se sugiere recorrer en auto Cyberabad, con edificios elevados y calles pavimentadas, y detenerse en InOrbit Mall, un megacentro comercial de 264 mil metros cuadrados.

El casco viejo de la ciudad, de 400 años, yace rodeando los cuatro minaretes del siglo XVI del monumento Charminar, uno de los hitos más reconocibles del sur de India.

Encontrará edificios de hace siglos, una abrumadora cantidad de ruido en la calle y una enorme multitud, incluyendo mujeres ataviadas con burqas y hombres vestidos con kurtas. Cientos de vendedores ofrecen a gritos turbantes con lentejuelas (200 rupias), túnicas para hombres (entre 800 y 5 mil rupias) y ropa para mujeres (entre 100 y 10 mil rupias).

Luego de las compras, camine al Palacio Chowmahalla (150 rupias, más 50 por sacar fotos), de más de 200 años de antigüedad, donde los gobernantes nizam –específicamente la dinastía Asaf Jahi– tenían su corte. La estructura, copia del palacio del sha de Teherán, muestra el lujoso estilo de vida de estos gobernantes musulmanes, con espectáculos como un Rolls-Royce Silver Ghost restaurado de 1912, castillos para lomos de elefante y 19 grandiosos candelabros belgas de vidrio.

Siga su viaje hasta la Sala de Jade, en el Palacio Taj Falaknuma (1.500 rupias por persona), un ex palacio nizam convertido en hotel de lujo que ha albergado a dignatarios y realeza. Al salir, contemple las vistas de la ciudad desde el hotel y escuche a la persona que toca el sarangi (instrumento de cuerdas).

La vida nocturna es cada vez más habitual entre la gente de Hyderabad, y Park Hotel es el rey de los sitios nocturnos.

Día 3. Antigüedades

Hyderabad no cobra vida antes del mediodía, y pocos visitantes logran ir al mercado semanal de antigüedades de Pathergatti Road, en el área de Charminar, para experimentar su energía mañanera.

Encontrará decenas de comerciantes que venden cosas como botellas de vino de 200 años, cámaras antiguas, monedas y lámparas. El regateo es un requisito para comprar algo (la mayoría de las cosas cuestan hasta 5 mil rupias).

Al mediodía, el biryani de Hyderabad –una mezcla de arroz, especias, carne, huevo y verduras– sellará su visita con un recuerdo delicioso. La ciudad está repleta de puestos de venta de biryani, pero el sencillo restaurante del Hotel Shadab supera a la competencia (el almuerzo cuesta alrededor de 250 rupias).

GALERÍA DE IMÁGENES

(*) The New York Times. Nota publicada en el Diario PERFIL el sábado 9 de febrero de 2013

Seguinos en Twitter:


Deja un comentario