Trinidad, sin Tobago

A 11 Kms de la costa venezolana, una isla con vegetación, Carnaval caribeño y tradición de India. Fotos.

Trinidad casi no tiene balnearios: en su mayoría son playas vírgenes. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir:

Ideal para:

Trinidad no es un territorio de piñas coladas. Eso sólo es parte de su atractivo: al contrario de otras islas caribeñas, este país rico en petróleo a poco más de 11 kilómetros frente a Venezuela no vive del turismo. En lugar de hordas de gente tomando sol y comprando remeras, encontrará kilómetros de playas vírgenes y cascadas visitadas por locales; una cultura criolla con raíces en Africa, India, Europa y China, y una bulliciosa ciudad capital que ofrece parte de la vida nocturna más electrizante del Caribe. Salir de fiesta, después de todo, es una tradición nacional en Trinidad, hogar de un Carnaval anual que es el mayor de la región. Eso, sumado a recientes aperturas de restaurantes y hoteles, podría bastar para convertir a Trinidad en “la’’ próxima isla.

Primer día. Puerto España, la capital, es una joya que vale la pena explorar a pie. En la atareada Independence Square se consiguen CDs de reggae. Se pueden mirar las adornadas casas de estilo victoriano (“las Siete Magníficas”) sobre el Queen’s Park Savannah –la versión en Trinidad del Central Park, con vendedores de agua de coco en lugar de carros de hot-dogs, y caminar el elegante vecindario Woodbrook. Ahí, y echar un vistazo al paisaje artístico en Alice Yard (80 Roberts Street), una casa histórica convertida en galería y centro creativo. Liming –pasar el rato, normalmente tomando alcohol– es un deporte riguroso en Trinidad. Su centro es Ariapita Avenue, en la sección de Woodbrook conocida como The Avenue. Abundan los bares, salones y “bacanales públicos” (en palabras de los trinitarios).

Segundo día. Maracas Beach, a 45 minutos en auto desde Puerto España, es lo más parecido que tiene Trinidad a una playa comercial. Olvídese del agua, empero; vaya directo a los sencillos puestos de comidas y pruebe lo que atrae en bandada a la gente: bake-and-shark, un trozo de tiburón frito rebosado, dentro de un pan y con condimentos que hacen agua la boca. Después avance 22,5 kilómetros al norte hasta llegar a Blanchisseuse, donde encontrará una impactante franja de playa más tranquila y a menudo desierta, y donde la bahía Marianne ofrece un respiro para el calor. Se puede seguir con una caminata de treinta minutos al costado del río Marianne, a través de exuberantes follajes y dramáticos bosques de bambú, y refrescarse en las hermosas cascadas Avocat.

El ambiente romántico –una casa criolla hermosamente restaurada– es típicamente trinitario, pero la buena comida está en el recién inaugurado Ipanema (12 Victoria Avenue), que ofrece cenas para carnívoros (res, cerdo, pollo, cordero y salchichas, por 650 dólares, más impuestos y propina). También hay opciones de mariscos y vegetales, sin mencionar el ingrediente vital que delata a la cocina local: salsas caseras de pimientos y picante cilantro habanero.

Trinidad inventó el tambor de acero y se puede disfrutar un concierto en la reluciente Academia Nacional de Artes Escénicas (Frederick Street y Queen’s Park East, Puerto España), que tiene una sala de 500 asientos, cursos para aprender a tocar tambor de acero y una diversa programación.

Los trinitarios adoran sus secciones vip. Vea hasta dónde puede llegar en la escalera vip de Puerto España negociando su entrada por las cuerdas de terciopelo del popular centro nocturno 51 Degrees (51 Cipriani Boulevard). La música de soca y las presentaciones en vivo de estrellas caribeñas hacen que los clientes se sigan moviendo hasta el amanecer. Durante la temporada de Carnaval, desde Navidad hasta febrero, está lleno de los miembros de comparsa que desfilarán el gran día del Carnaval (que este año será el 21 de febrero). Los grupos más populares son Island People y Tribe, cuyos disfraces se agotan minutos después de salir a la venta.

Tercer día. ¿Qué podría justificar levantarse a las 7 am? Una palabra: “dobles’’. Este desayuno callejero clásico (bara –pan– frito estilo indio relleno con garbanzos en curry y condimentada salsa de pimientos) puede encontrarse por toda la isla, pero los que toman en serio sus “dobles’’ (esto es, todos los trinitarios) van al pueblo de Curepe, en el centro de Trinidad. Los devotos pueden ir directo a Doubles Factory, en El Socorro, que provee a los vendedores de la isla.

De regreso al centro de Trinidad, podría empezar a preguntarse en qué país está: desde el siglo XIX, cuando se trajeron a la isla trabajadores contratados en Asia, la región es un enclave de la comunidad del este de India. En Chaguanas, 18 kilómetros al sur de Puerto España, se rinde homenaje al galardonado Premio Nobel V. S. Naipaul, en la trapezoide Casa León, inmortalizada en A House for Mr. Biswas, su novela de 1961. Además se venden especias y flores de seda en negocios y mercados. Una extravagante estatua de 28 metros de altura de la deidad hindú Hanuman se eleva sobre la humilde villa de Carapichaima como obra surrealista de Las Vegas en Trinidad. Muy cerca, el majestuoso Templo en el Mar, en Waterloo, es una reconstrucción de posguerra de un templo hindú, erigido en el agua para no usar tierras lucrativas de cultivo de caña de azúcar.

Si no se va más gordo, realmente no vino a Trinidad. El desayuno almuerzo (300 dólares) del recién inaugurado Chaud Creole, ubicado en la elegante barrio suburbano de St. Ann, en Puerto España, puede evitar esa tragedia. Todos los platos locales favoritos están ahí: souse (cerdo condimentado o patas de pollo en salmuera); dumplings de harina hervidas en leche de coco; roti hecho a mano y muchos tipos de curry. Un atractivo extra: entretenimiento de guitarra clásica en vivo.

Por Baz Dreisinger para The New York Times / Travel, publicado en diario PERFIL.

12 Comentarios en “Trinidad, sin Tobago

  1. rosi | 06/03/2012 | 2:09

    Pero es carìsimo!!! un desayuno $300 dólares?’ y el almuerzo sin contar impuestos y propina $650 dólares?? còmo es posible?

    • nina | 14/03/2012 | 22:33

      No te asustes! Veni a Trinidad pero CON TOBAGOOOOO. Ese lugar es super exclusivo!!! Los desayunos son normales y sabrosos!

  2. nina | 14/03/2012 | 22:33

    Y POR QUE TRINIDAD SIN TOBAGO? es injusto!!! Tobago es una isla diferente, para un turismo mas tranquilo y natural. Es bellisima…

Deja un comentario