De compras en Hong Kong, donde Nueva York parece un pueblo

La ciudad fascina sobre todo de noche y tiene un aspecto impresionante desde prácticamente cualquier rincón. Galería de fotos.

Unos 6.000 restaurantes ofrecen en Hong Kong tanto cocina occidental como platos tradicionales chinos. Foto: Falk Zielke/dpa [ Ver fotogalería ]

Ficha

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir: ,

Ideal para: , , ,


Ver mapa más grande

Por Falk Zielke (dpa)

No hace falta buscar en el Ladies Market. En el concurrido mercadillo de Hong Kong toda clase de objetos extravagantes prácticamente le llueven del cielo al turista: pequeños coches teledirigidos en su caja, pelucas en los colores rosa fucsia, naraja, blanco y verde, carteles de Bruce Lee, toallas con el retrato de Hello Kitty, lápices USB camuflados como Super Mario o Tom y Jerry, prendas sedosas lucientes con adornos chinos, estuches para teléfonos móviles o relojes de pulsera de color neón. Los artículos expuestos en los pequeños puestos apiñados no dejan descansar a los ojos.

Sólo una calle más adelante hay un comercio intensamente iluminado tras otro. Sobre la calle cuelga una cantidad casi interminable de pancartas abigarradas con caracteres chinos. En los escaparates se ven los últimos modelos de tenis de los grandes fabricantes. Hacia otro lado se concentran los distribuidores de componentes electrónicos que venden smartphones, computadoras, tabletas o cámaras. Un auténtico paraíso para gangas. “Es culpa tuya si pagas aquí el precio que te piden“, dice la guía turística Wing Lau. Y es que en Hong Kong siempre hay que regatear.

Por cierto, la abundante oferta de productos no sólo va dirigida a los más de 30 millones de turistas que visitan todos los años la antigua colonia británica. “Ir de compras es parte de nuestra cultura“, explica Mandy Soh, gerente de marketing del hotel “Icon”. Para muchos habitantes de esta región administrativa especial es una tradición callejear un poco después de la jornada de trabajo. “Muchos días festivos son sólo una excusa para poder volver a ir de compras“, dice la guía turística Wing con una sonrisa.

Hong Kong impresiona, no sólo por los numerosos escaparates y lugares de descanso, sino también porque es casi imposible hartarse de ver el perfil de la ciudad. Como los terrenos para la construcción escasean a causa del paisaje accidentado, se construyen edificios muy altos. Aquí, los edificios de 12 plantas parecen pequeños. “El edificio más alto es el Centro Internacional de Congresos“, indica Wing. El edificio con su fachada espejada tiene 108 plantas y una altura de 484 metros. Desde la planta 100, llamada “sky100”, se tiene una vista hermosa de la enorme ciudad.

La región administrativa especial de Hong Kong abarca una superficie de más de 1.100 kilómetros cuadrados, distribuidos entre más de 260 islas. La mayoría de los más de siete millones de habitantes viven en Kowloon y en Hongkong Island. La ciudad fascina sobre todo de noche. Hong Kong tiene un aspecto impresionante desde prácticamente cualquier lugar a la orilla del agua. Desde allí, Nueva York casi se parece a un pueblo.

En Hongkong Island, el monte Victoria Peak, de 552 metros del alto, ofrece una vista panorámica ideal. Para llegar allí hay que utilizar un viejo tranvía rojo, que desde el año 1888 sube lentamente al monte, en un ángulo de inclinación de 45 grados. Allí, donde antes sólo vivían los amos coloniales, ahora hay un hervidero de turistas llegados de todo el mundo en el mirador. Ellos disfrutan de la impresionante vista de las filas de rascacielos y los cerros verdes en Victoria Harbour.

Pese a su gran extensión, Hong Kong no es una ciudad difícil para el turista. La orientación resulta ser fácil también para los europeos, porque apenas hay barreras lingüísticas. Casi todos los habitantes de la ciudad hablan inglés con fluidez. Los letreros de las calles o las señales indicadoras casi siempre son bilingües. Además, Hong Kong cuenta con una amplia red de transporte público. Los turistas pueden elegir entre el metro, autobuses, trenes, tranvías estrechos, también llamados “Ding Ding” por sus campanas de advertencia, transbordadores y taxis. También en todos esos medios de transporte los letreros y los mapas son bilingües.

La comida en Hong Kong es para todos los gustos. Se calcula que hay unos 6.000 restaurantes en la ciudad. La cocina occidental tiene una amplia presencia en la ciudad. “Los mejores restaurantes se encuentran en los hoteles“, explica Wing, y también hay buenos restaurantes en los centros comerciales.

Sin embargo, los turistas no deberían pasar por alto la gastronomía china. “Por lo menos deberían probar una vez el Dim Sum“, dice Wing. Estas empanadas con rellenos muy diversos figuran en el menú de muchos restaurantes. “Cada restaurante ha desarrollado sus propias especialidades“, dice Wing.

GALERÍA DE IMÁGENES

DATOS ÚTILES

  • Cómo llegar: Muchas compañías aéreas viajan desde Europa y América Latina directamente a Hong Kong. El turista necesita para entrar un pasaporte con una validez mínima de seis meses. La estancia en Hong Kong no requiere un visado para los primeros 90 días.
  • Cuándo viajar: Una buena época para viajar a Hong Kong son los meses septiembre-noviembre, cuando las temperaturas son relativamente suaves. Sin embargo, este período cae dentro de la temporada de tifones, que comienza en mayo y termina en noviembre. La presencia de un tifón de fuerza ocho en la Escala de Beaufort puede motivar la cancelación de vuelos. El servicio meteorológico local emite sus advertencias a tiempo.
  • Idioma: El cantonés es la lengua de la mayoría de los habitantes de Hong Kong. La segunda lengua oficial sigue siendo el inglés. Sin embargo, desde el fin del dominio británico, en 1997, el mandarín, que en realidad es el idioma oficial, gana cada vez más importancia.
  • Moneda: La moneda oficial es el dólar hongkonés. Diez dólares hongkoneses equivalen aproximadamente a un euro. Se aceptan todas las tarjetas de crédito usuales. Hay numerosos cajeros automáticos en toda la ciudad.

Seguinos en Twitter: @TurismoPerfil

Deja un comentario