TOUR ETNO-GASTRONÓMICO

Sabores de todas partes en Buenos Aires

Por la Ciudad Autónoma se puede seguir la pista de productos genuinos de los países vecinos, varios asiáticos, y europeos. Fotos

CHINATOWN. Muy cerca de la estación del Ferrocarril Mitre, una muestra en miniatura del fascinante mundo chino y taiwanés. Foto: Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuándo ir:

Con quién ir: , ,

Ideal para: , ,

Por Analía Melgar. Nota publicada en el Diario PERFIL el sábado 6 de abril de 2013.

Como muchas otras grandes urbes del mundo, Buenos Aires es cosmopolita. En diferentes puntos de la ciudad se encuentran  comunidades de extranjeros, con sus comercios, restaurantes y festividades. Aquí ofrecemos originales paseos por Capital Federal siguiéndole el rastro a la cultura de chinos, peruanos, bolivianos, españoles y armenios.

EL BARRIO CHINO

Todo un universo ligado a China y Taiwán se abre sobre la calle Arribeños y sus transversales. Allí mismo, a comienzos de febrero, se festejó un nuevo año chino con coloridos desfiles. El Barrio Chino reserva espacios de espiritualidad en la Asociación Cultural Chino-Argentina, que incluye un templo (Montañeses 2161), y en la Asociación Taiwanesa (Arribeños 2275). Por lo demás, invita a curiosear entre negocios. Entre las góndolas hay toda clase de tés (verde, rojo, blanco, de jazmín y de perlas, con efecto efervescente); de arroces y legumbres; de aceites (maní, sésamo,  pescado); además de productos frescos (pescados, frutas y verduras). Pero la cocina oriental no sólo está por Belgrano.

Las comunidades china, taiwanesa y japonesa también se han organizado en Almagro y Villa Crespo. Por allá, dos consagrados desde hace décadas, siempre en sus clásicos ambientes poco decorados pero con sabores suculentos e inolvidables: Cantón (Córdoba y Gascón) y Hui Yang Xuan (Díaz Vélez al 4700).

NUESTROS VECINOS

Perú se ha ganado un lugar entre los paladares más exigentes. Se puede arriesgar que las opciones más autóctonas están en Abasto, algunas muy populares (también sus precios), y otras más bonitas (lo que recarga la cuenta final). Algunas alternativas donde probar papas a la huancaína, el sancochado, pollo a las brasas y ceviche: Mamani (Agüero y Lavalle), y Chabuca Granda y Sólo Pescados (ambos en Anchorena al 500). Sobre las calles de Abasto también hay mujeres vendiendo productos típicos, como el ají rocoto y el ajo macho (usado más por superstición que como condimento).

Un pedacito de Bolivia está emplazado en los confines de Capital Federal, en Liniers: entre avenida Rivadavia (del 1400 al 11600) y Ramón L. Falcón (del 7000 al 7200), y las calles transversales: José León Suárez, Montiel y Carhué. En la zona están el Santuario de San Cayetano (Cuzco 150) y Plaza Liniers Shopping. Ofrecen jengibre y ajíes de todo tipo, papaya de la buena, papa disecada y variedad de papines frescos, porotos de todos los colores, té de coca, habas saladas y salteadas, leche evaporada.

Muchas mujeres van vestidas con tradicionales grandes polleras, y, con suerte, toca un día con alguna festividad boliviana. Un secreto más: desperdigados por toda la ciudad, y no sólo en Liniers, han proliferado pequeños locales que venden “salteñas”, unas empanadas deliciosas de pollo, con caserísima receta boliviana, pese a la confusión que  pueda generar su nombre.

DOS EUROPEOS

De la nutrida inmigración europea que conformó el crisol argentino, vale la pena seguirle el rastro a la española, fuertemente asentada en la zona de Avenida de Mayo, sobre todo entre la 9 de Julio y el Congreso (también en calles aledañas). Para comer, por ejemplo: el antiguo El Imparcial (Hipólito Yrigoyen y Salta) con su clásico puchero y, un poco más allá, La Gran Taberna (Combate de los Pozos e Hipólito Yrigoyen), donde probar paellas, mariscos, conejo, caracoles y un largo etcétera.

Por su parte, los armenios se distribuyen en la zona de plaza Armenia (circundada por Armenia, Nicaragua, Costa Rica y Malabia), donde hay varios restaurantes donde comer recetas con cordero, trigo, hojas de parra y yogur. Y en la misma cuadra está la Catedral de San Gregorio el Iluminador, de arquitectura armenia. Además, está el teatro-café Tadrón (Niceto Vega esquina  Armenia), un bonito ambiente, poblado de noticias sobre el pasado y la actualidad de Armenia, donde se puede tomar un delicioso té con la secreta receta del budín armenio.

GALERÍA DE IMÁGENES

 

Notas relacionadas

Seguinos en Twitter: @TurismoPerfil

Un comentario en “Sabores de todas partes en Buenos Aires

  1. Pingback: Sabores de todas partes en Buenos Aires | Blog

Deja un comentario