Tucumán, desafío extremo

Las Yungas ofrece un paisaje ideal para que los turistas practiquen todo tipo de actividades, desde aladeltismo hasta deportes náuticos.

En la zona de Loma Bola se erige el centro de vuelo más importante del país, con una rampa de despegue que aparece entre las preferidas de toda América. Foto: Agencia Tur Noticias [ Ver fotogalería ]

Información y fotos: Agencia Tur Noticias

Las Yungas es una zona alta, sobre el margen noroeste de la Provincia de Tucumán, donde las temperaturas son más frescas y amigables, y el verde de la tupida vegetación se apropia de los extensos paisajes. Se identifica como “Circuito Chico” y ofrece lugares paradisíacos donde predominan bosque de molles, lapachos, tipas, laureles y jacarandaes, según describe la agencia Tur Noticias.

Las distancias entre los poblados no superan los 20 kilómetros, y todos ellos son ideales para los safaris fotográficos y avistajes de flora y fauna. Los árboles llegan a medir hasta 30 metros, y con ellos se elaboran productos en madera, pero existen también leyes ambientales que contemplan la preservación de las especies autóctonas.

DEPORTES Y AVENTURA

El cerro San Javier es una de los principales destinos tucumanos. Bien vale recorrer algunos de sus senderos como El Funicular, La Puerta del Cielo, Anta Yacu, Cascada Río Noque o Cumbres del Taficillo. También hay áreas preparadas para mountain bike, enduro y otras prácticas relacionadas con el montañismo.

Meca de los parapentistas, la ciudad de San Javier se ubica a 1270 metros sobre el nivel del mar. Entre sus obras más importantes se encuentra la estatua del Cristo Redentor, obra del artista local Juan Carlos Iramain, que con sus 28 metros de altura constituye otro de los sellos distintivos de la provincia. El lugar permite una vista panorámica inigualable de la llanura tucumana.

En la zona de Loma Bola se erige el centro de vuelo más importante del país, con una rampa de despegue que aparece entre las preferidas de toda América.

Otro de los grandes que invita al desafío es el imponente Dique El Cadillal, en cuyas aguas mansas se practica canoying, kayak, windsurf, kitesurf y pesca deportiva (tarariras, bagres, mojarras,  pejerrey). Se trata de un embalse rodeado por el cerro Medici, que terminó de construirse en 1965 y cuya máxima profundidad alcanza los 67 metros. Ofrece área de acampe y excelente gastronomía.

Son recomendables los paseos en catamarán. En los alrededores, la Reserva Natural Aguas Chiquitas atrae por su cascada natural, y por ser uno de los últimos ambientes del Bosque de Transición de Tucumán (un ecosistema prácticamente desaparecido), donde apreciar en el arroyo un yacimiento paleontológico del que se extrajeron fósiles de mamíferos y cocodrilos.

PUEBLOS VERDES

Como portal de ingreso al circuito de Las Yungas, la pintoresca ciudad de Yerba Buena alberga en su interior un conjunto de áreas protegidas como el Parque Sierra San Javier, la Reserva Experimental Horco Molle, el Parque Percy Hill y el Parque Aconquija. También tiene numerosos clubes deportivos  y campos de golf donde se desarrollan importantes eventos.

Enclavada en la naciente del cerro San Javier, la pintoresca “ciudad verde” destaca por su variedad de propuestas en bares, restaurantes y discos, lo que la convierte en el sitio elegido por los lugareños durante las noches.

Un poco más adelante es posible llegar hasta San Pablo, sede de un antiguo ingenio azucarero, que permanece inmóvil hace años como fiel retrato de una de las actividades más representativas de la provincia a nivel mundial.

Con una geografía privilegiada, Villa Nogués es el sitio elegido por las familias más tradicionales de la región. Tapizada por especies de la flora subtropical, sorprende al visitante con cuidados jardines de hortensias, violetas y gladiolos en los chalets de moderna arquitectura. Además, ofrece un atractivo campo de golf a 1300 metros de altura -entre los más elevados del país- y una centenaria capilla.

APARTADO CULTURAL

En la ciudad de Raco, cuna del célebre Atahualpa Yupanqui, es donde el visitante podrá descubrir costumbres y antiguas raíces, en un cálido intercambio con los lugareños.

Cada calle recuerda una canción de este mítico cantante tucumano al que se le dedicó incluso un Monumento. Y en la casa conocida como La Calladita es donde se erige la Fundación Cultu Raco que se dedica a preservar el arte local. La actividad recomendada es una cabalgata hacia la cumbre de Raco, lo que te permite la vivencia de lo autóctono desde adentro.

MÁS NOTAS SOBRE TURISMO EN LA PROVINCIA DE TUCUMÁN

Deja un comentario