Argentina ofrece una variedad de circuitos para la práctica del turismo extremo

Dormir con tiburones, escalar un glaciar, volar en parapente y cruzar la Cordillera de los Andes a caballo son algunas de las propuestas que el país ofrece de Norte a Sur del territorio.

La ciudad balnearia de Monte Hermoso, ubicada al sur de la provincia de Buenos Aires, ofrece olas y vientos ideales para el aprendizaje de kitesurf, una mezcla de parapente y windsurf. Foto: Telam [ Ver fotogalería ]

Ficha

Con quién ir: ,

Ideal para: , ,

Cada vez son más los viajeros que, cansados de las clásicas vacaciones de relax en la playa o en una gran ciudad, deciden incursionar en nuevos destinos totalmente preparados para la aventura y en pleno contacto con la naturaleza. En tal sentido, Argentina es uno de los países de América Latina que más variantes ofrece por las cambiantes características geográficas que posee, entre volcanes, desiertos, ríos y montañas.

En los diversos itinerarios, generalmente, se ponen a prueba algunas dotes deportivas, y la mayoría aportan una importante cuota de riesgo, vértigo y adrenalina. Hay diversas modalidades y también se especifican los tipos de dificultades, ya sea baja, media o alta.

PARA TODOS LOS GUSTOS

La ciudad balnearia de Monte Hermoso, ubicada al sur de la provincia de Buenos Aires, ofrece olas y  vientos ideales para el aprendizaje de kitesurf, una mezcla de parapente y windsurf.

Para entender cómo funciona y se desliza la tabla mar, se aconseja un curso de iniciación. El viajero tendrá así el primer contacto con el equipo y el funcionamiento de cada una de las partes, además de las medidas de seguridad y las técnicas para “navegar el mar”.

Entre las experiencias más novedosas en provincia de Buenos Aires, y muy cerca de la Capital Federal, se encuentra la de dormir una noche rodeado de tiburones en el Bioparque Temaikén, que incluye una cena bajo las estrellas y actividades con animales.

La noche se pasa en el Acuario Oceánico rodeados por los animales más temidos del fondo marino y peces de múltiples colores. El bioparque abre sus puertas de martes a domingos y feriados, en el kilómetro 1 de la Ruta 25, en el partido bonaerense de Escobar.

Otra de las propuestas para este tipo de turismo, con el que se puede tener una perspectiva diferente de Buenos Aires, es realizar un vuelo en globo aerostático desde la localidad de Luján.

En este caso, la dificultad de esta actividad es baja y pueden participar niños desde los seis años. El circuito dura 45 minutos hasta que el globo desciende en algún campo cercano. El paseo se realiza al amanecer o al atardecer, y avanza a la velocidad del viento, con una altura que llega hasta los 200 metros. Los participantes aprenden de manera previa el proceso de armado del globo y al finalizar la experiencia se les entrega un Certificado de Vuelo.

En tanto, a escasos minutos de la Capital Federal, una de las opciones más entretenidas para disfrutar un día a pura adrenalina lo representa el Parque de la Costa, en la localidad de Tigre, con juegos para todas las edades: Allí encontrará Vértigo Xtreme, un juego para saltar en caída libre desde 65 metros de altura; El Desafío, una montaña rusa invertida de 600 metros de largo; y El Torbellino, otra montaña rusa con carritos giratorios.

Para los más pequeños, los Botes en el Nilo y la Vuelta al Mundo, con 34 metros de altura que permiten un avistaje increíble de los canales, islas y la ciudad de Tigre.

Finalmente, en Buenos Aires otra de las actividades imperdibles es la escalada en roca en Sierra de la Ventana, la cadena más antigua del territorio pampeano, a unos 580 kilómetros de la Capital. Hay travesías de dos días y una noche de pernocte en plena naturaleza.

Cuna y escuela de importantes escaladores argentinos, el sitio no requiere experiencia y, para los profesionales, se puede optar por vías más exigentes.

EN LAS ALTURAS

La sensación de volar entre la copa de los árboles o por encima de ciudad y montañas es única. En la ciudad de Salta (región Norte del país) se suman cada vez más adeptos al canopy sobre el río Juramento, uno de los circuitos más grandes de Sudamérica.

Se trata de una travesía aérea que recorre tres kilómetros por encima del cañadón del río a una velocidad promedio de 30 kilómetros por hora. Más conocido como “Vuelo del Cóndor” ofrece una excelente cuota de vértigo y diversión.

Antes de salir se da una charla instructiva para el uso apropiado del equipo y luego se emprende la caminata hacia el cerro Peñas Blancas. La altura de los cables oscila entre 80 y 150 metros, y la longitud varía entre 100 y 500 metros.

Otra de las excursiones por el aire son los vuelos en parapente bajo la modalidad de tandem o biplaza. Una de las mecas para la práctica de este deporte es la provincia de Córdoba, donde existen varios lugares para la práctica de este deporte. Y el sitio más concurrido es Cuchi Corral, en La Cumbre, sede del Mundial en 1999 y varias veces del Campeonato Argentino de Aladeltismo.

El otro destino turístico habitué de los fanáticos del parapente es Tucumán, donde se encuentra Loma Bola, en las sierras de San Javier, una de las mejores bases de América Latina.

LOS ENCANTOS DE LA PATAGONIA

El sur del país es uno de los destinos turísticos más elegidos por el turismo extranjero para disfrutar unas vacaciones rodeados de naturaleza virgen y propuestas alternativas de aventura.

En la región más austral, una de las actividades es el ascenso al glaciar Martial, a unos pocos kilómetros de Ushuaia, ciudad Capital de Tierra del Fuego.

Ubicado a 1050 metros de altura ofrece visitas durante todo el año para realizar trecking. El acceso a los senderos se realiza a través de una aerosilla, y luego de atravesar un río de montaña los más atrevidos realizan caminatas sobre el hielo.

Sobre la costa patagónica, una de las propuestas más tentadoras es el buceo con lobos marinos, ballenas y delfines, en las cercanías de Puerto Madryn, reconocida como la Capital Nacional de esta actividad. Las inmersiones duran alrededor de 45 minutos y los animales no se pueden tocar por las restricciones vigentes.

En el Corredor Austral está la propuesta de carrovelismo, en la ciudad balnearia de Rada Tilly, provincia de Chubut. Ideal para los carros a vela, posee tres kilómetros de playa y un ancho de 600 metros en plena bajamar, así como constantes ráfagas de vientos para mover los vehículos de tres ruedas neumáticas y una vela hasta casi 180 kilómetros por hora.

En la provincia de Neuquén, uno de los circuitos de aventura más visitados es el ascenso al Volcán Lanin, de 3776 metros de altura, con una dificultad alta. La travesía se realiza de manera obligatoria con guías y lleva dos días. El acceso se realiza por el Paso Tromen ubicado al pie de la cara norte del volcán, donde hay un puesto de Guardaparques que controla los equipos.

TRES VARIANTES DE LUJO

En la provincia de Mendoza (región argentina de Cuyo), la ciudad de Malargüe -famosa por su denominación de Capital del Turismo de Aventura- ofrece dos de las actividades imperdibles.

El Cruce de los Andes a caballo en siete días, a través de hitos fronterizos con el vecino país de Chile, lagunas escondidas y unas termas únicas en el mundo.

También espeleísmo en La Caverna de las Brujas, entre estalactitas y estalagmitas que representan un sitio único en su tipo en toda Sudamérica. Una cavidad dentro del Cerro Moncol, ubicada a 2000 metros de altura, en la que se realizan caminatas guiadas con cascos y linternas.

Finalmente, las Cataratas del Iguazú, en la provincia de Misiones, recientemente seleccionadas entre las Nuevas Siete Maravillas del Mundo, ofrece el tour denominado Iguazú Forest que explora la selva argentina mediante actividades de trecking, wet rappeling y escalada; y, una navegación dentro del Parque Nacional que se mete debajo de las cascadas.

Un comentario en “Argentina ofrece una variedad de circuitos para la práctica del turismo extremo

  1. Pingback: Vacaciones made in Argentina (IV): Brisas andinas | Turismo

Deja un comentario