Tivoli, el corazón de la diversión nórdica

El histórico parque de Copenhague regala momentos de fantasía, diversión y elegancia entre teatro y juegos. Fotos.

Desde el anochecer hasta la hora de cierre, a las 22 0 23 según los días, la magia aumenta al iluminarse más de 120.000 lamparitas. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: , días

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para: , , , ,


Ver mapa más grande

“Tivoli nunca se completará”, dijo Georg Carstensen, el creador del elegante centro de encuentro y juegos que abrió en agosto de 1843 en el corazón de Copenhague, la capital danesa, aludiendo a una realidad que, 170 años después, se aprecia en nuevos espacios, espectáculos y atracciones. Carstensen (1812-57), un multifacético empresario local, deseaba que su “Tivoli y Vauxhall”, tal el nombre original en alusión a los homónimos jardines de París (que a su vez referían a los italianos ubicados cerca de Roma) y a los también renombrados de Londres, amalgamara a través del tiempo cambio y tradición.

Y esa especial impronta acompaña al visitante durante horas, mientras admira los jardines de este “programme park (and not a theme park)” como destaca su sitio oficial, o se atreve a algún juego como la montaña rusa o las altísimas sillas voladoras, según cuenta la agencia Ansa.

Tivoli, como comúnmente se denomina al parque, está ubicado a metros de la estación central de trenes de Copenhague y minutos antes de su apertura, a las 11 de la mañana, bajo el tímido sol de abril ya hay una pequeña fila ante las antiguas rejas. Son señoras con niños ansiosos por entrar a jugar, otras con bebes bien protegidos contra el frío en sus cochecitos, algunos adolescentes y representantes de la tercera edad que aguardan con un pase anual en mano.

Tivoli es para todos y para toda edad. En 2012 recibió algo más de cuatro millones de visitantes (abre de abril a septiembre y también para Halloween y Navidad). En su tipo es el segundo más antiguo del mundo, luego del de Dyrehavsbakkem, en Klampenburg, y el más visitado de Escandinavia. Un acuario, fuentes, esculturas, tulipanes que florecen en mayo y otras flores que esperan su turno como la “rosa sentimental” y las lilas, se cruzan con un barco pirata, el tren fantasma, el tiro al blanco, autitos chocadores y otros antiguos que circulan con los más pequeños al volante, por citar algunas de las numerosas atracciones.

Tivoli respeta la naturaleza y patos, cisnes y pavos reales se pasean en libertad por los senderos y, cada tanto, estos últimos deslumbran con la apertura de sus colas sin inmutarse por los chicos que corren o los ancianos que toman sol en reposeras distribuidas sobre el césped o los jóvenes que no resisten a los emparedados o hamburguesas. Del parque original queda un lago artificial. La entrada principal y el Teatro de Pantomima son de 1874, a los que después se sumaron una pagoda china, el Palacio Hindú y una Sala de Conciertos.

Desde el anochecer hasta la hora de cierre, a las 22 o 23 según los días, la magia aumenta al iluminarse más de 120.000 lamparitas. Para Carstensen, en efecto, la iluminación era crucial para crear el ambiente romántico de la música o el teatro. Las luces están en los edificios, en los juegos, las fuentes y en los árboles. Todas tiene diseños especiales y buscan crear una atmósfera para cada situación.

La superficie de Tívoli es de 82.717 metros cuadrados. Tiene casi 300.000 titulares de tarjetas de membresía, que dan entrada gratuita al parque. Boutiques de souvenirs y tiendas de elegante factura danesa tientan a los turistas con sus ofertas, mientras otros prefieren los restaurantes elegantes, un helado o una baguette. Además tiene su propia banda musical, integrada por jóvenes de 9 a 16 años, que desfilan por el parque con trajes rojos y blancos. Este parque ofrece cada día un conjunto distinto de programas y actividades, pero sobre todo regala un momento de fantasía, diversión y elegancia entre el pasado romántico del “Classic Carousel” y el vértigo de la “Golden Tower”.

GALERÍA DE IMÁGENES

Seguinos en Twitter: @TurismoPerfil

2 Comentarios en “Tivoli, el corazón de la diversión nórdica

  1. Jorge | 20/04/2013 | 23:26

    Faltó comentar que este parque fue el que inspiró a Walt Disney para crear Disneyland.

  2. Norberto | 21/04/2013 | 16:57

    si Jorge, asi es!!!!!!!

Deja un comentario