Travesía italiana por la ruta de los jardines de piedra

La riqueza de colores, fresca y renacida, de los árboles frutales y olivos se combina con los tesoros históricos. Fotogalería.

Los turistas deberían dedicar al menos dos días a visitar Siracusa, que en el pasado fue la ciudad más poderosa de Sicilia. Foto: dpa [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir: ,

Con quién ir:

Ideal para: ,


Ver mapa más grande

Por Detlef Berg (dpa)

El “príncipe de la poesía” lo sabía: “Italia sin Sicilia no deja ninguna imagen en el alma“, escribió el poeta alemán Johann Wolfgang von Goethe en su libro autobiográfico “Viaje a Italia”. La veracidad de esta frase la podrá comprobar el viajero que visite justamente ahora, en la primavera europea, esta isla italiana del Mediterráneo. La riqueza de colores, fresca y renacida, de los árboles frutales y olivos refuerza todas las demás peculiaridades de la isla: la interacción entre el mar azul celeste, los impresionantes macizos montañosos y las pintorescas ciudades construidas en colinas.

Como muchas culturas dejaron sus huellas en la isla desde la Edad Antigua, se pueden descubrir innumerables monumentos arquitectónicos y culturales. Por ejemplo, en el sureste de Sicilia, una región menos conocida de la isla, hay nada menos que tres espléndidas ciudades barrocas: Ragusa, Noto y Modicca.

Todo empezó con una catástrofe: un fuerte terremoto causó en 1693 la muerte de 60.000 personas. Las ciudades quedaron reducidas a escombros. Sin embargo, poco tiempo después comenzó la reconstrucción, más bonita que antes. Y hoy existen hasta dos Ragusas: “La nobleza arraigada en el casco antiguo de la ciudad, rodeado de ríos por tres lados, quería permanecer en ese lugar, porque desde siempre había residido allí“, explica una guía turística de la ciudad. “Otros querían construir una ciudad totalmente nueva en una meseta, y como no se pusieron de acuerdo, la ciudad oficialmente quedó dividida en dos“.

Ragusa Ibla, que se reconstruyó en el antiguo lugar y que está separada por un valle profundo de la Ragusa nueva situada en la meseta y diseñada como un patrón de ajedrez, es para muchos turistas la parte más bella de la ciudad actualmente reunificada. Con su armonioso aspecto urbano, marcado por iglesias y palacios barrocos, Ragusa Ibla fascina. Una joya es la basílica de San Giorgio con su impresionante escalinata.

A pocos kilómetros de distancia se encuentra Noto, la ciudad barroca siciliana por antonomasia. Los habitantes llaman a su ciudad “jardín de piedras”. Sus “flores” son casi 50 iglesias y 15 hermosos palacios de la nobleza. Quien haya atravesado el Arco del Triunfo de Noto queda asombrado por sus imponentes edificios del siglo XVIII situados a ambos lados del Corso Vittorio Emanuele. En poco tiempo se llega al corazón de Noto, la grandiosa Piazza Municipio. Allí se encuentran juntos varios edificios emblemáticos del estilo barroco: el pórtico arqueado del Palazzo Ducezio, el teatro municipal y la catedral de San Nicolás con dos gigantescas torres en su frontal.

Antes de viajar a Siracusa, en la costa, vale la pena visitar Donnafugata: la fachada de inspiración gótico-veneciana, coronada de almenas, del castillo de Donnafugata, se alza como un espejismo petrificado sobre el paisaje llano

Los turistas deberían dedicar al menos dos días a visitar Siracusa, que en el pasado fue la ciudad más poderosa de Sicilia. La parte más interesante de la ciudad es el centro histórico Ortygia, situado en una península, con sus bonitos callejones y amplias plazas.

Y una vez más es una catedral con una espléndida fachada barroca la que llena de asombro al turista. En el interior de la construcción barroca sorprenden las enormes columnas dóricas que datan de los tiempos cuando la iglesia todavía era un templo de Atenea. Al hijo más ilustre de Saracusa, Arquímedes, la humanidad le debe sus conocimientos sobre el principio de la palanca, el número Pi y el cálculo de formas geométricas.

Según la leyenda, cuando los romanos sitiaron Siracusa en el año 212 a.C., Arquímedes destruyó con sus máquinas de guerra la flota enemiga. Cuando la ciudad cayó en manos de los romanos a causa de una traición, Arquímedes, de 75 años, fue asesinado por un soldado romano.

GALERÍA DE IMÁGENES

Estamos en Facebook | Twitter | Tumblr

2 Comentarios en “Travesía italiana por la ruta de los jardines de piedra

  1. Hermoso, apasionante, un destino ideal para viajar en familia por su belleza y su historia.

Deja un comentario