La mejor panorámica. Es la que se obtiene desde el mirador de la Mole, ubicado a más de 150 metros de altura. En días diáfanos, se alcanzan a ver los Alpes.

Volver a la nota: Tres días en Turín, un idilio con el buen vivir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − diez =