MAR CARIBE / VENEZUELA

Un paraíso caribeño deslumbrante

Sobre aguas turquesas, existe un caso único de un atolón compuesto por islas y arrecifes de coral, algo infrecuente en el Mar Caribe. Fotogalería

Los arrecifes de coral y las distintas tonalidades de azules hacen una vista increíble. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir:

Ideal para: , ,


Ver mapa más grande

Los Roques es uno de los sitios paradisíacos más visitados de Venezuela, un lugar con encanto natural, lejos del ruido y el consumo de los típicos resorts caribeños, sólo 168 km al norte de Caracas. Se trata de un archipiélago de cincuenta islas, una sinfonía de azules presidido por Gran Roque, la mayor de ellas.

Con un vuelo directo de 7 horas se arriba al aeropuerto de Caracas, desde donde se parte a la isla, sin necesidad de hacer noche en la ciudad. Se puede llegar en avioneta (una de las opciones), una experiencia de 40 minutos en un transporte simpático, pequeño y ruidoso.

Desde el aire, Los Roques se vislumbra tal cual se ve en las fotos. Los arrecifes de coral y las distintas tonalidades de azules hacen una vista increíble y nada más importa: se está por aterrizar en el paraíso.

Ya sobre tierra, se abona la entrada al Parque Nacional y se ingresa al pueblito de pescadores, lleno de posadas generalmente atendidas por sus propios dueños, que marcan su estilo en la decoración según sean venezolanos, italianos, brasileños. Dos mercados, una panadería, un locutorio y la plaza del pueblo completan el circuito roqueño.

Declarado Parque Nacional en 1972, para proteger su ambiente marino único, tiene una superficie total de 225.153 hectáreas que incluyen 42 cayos y 1.500 km2 de arrecifes coralinos. Algunas de sus islas son Madrisky, Francisky, Crasky, Cayo de Agua, Noronky, Boca de Cote (ideal para bucear).

En Carenero se puede visitar una Estacion de Biología, donde se preservan tortugas marinas para liberarlas luego de un año de tratamiento. A todas las islas se llega en embarcaciones que suelen salir del muelle entre las 9 y 10 de la mañana, proveen sombrilla y sillas para disfrutar del día en las exquisitas playas de aguas calmas, de tonos azulados y arena blanca de origen coralino.

En el trópico, el sol es fuerte todo el año y el clima, árido. Es aconsejable contratar o llevar un equipo de snorkel porque, a pocos metros de la playa, pueden comenzar a verse pececitos y estrellas de mar y, a mayor profundidad, hermosas especies marinas, incluyendo tortugas. El regreso suele ser alrededor de las 17 horas, ya que a las 18 comienza a oscurecer.

Las posadas suelen incluir el servicio de “cava” o heladeritas donde se lleva el almuerzo a la playa. A partir de las 19.30 horas, se cena para luego salir a “rumbear” a algunos barcitos con mucha onda, bebidas y música.

Además de familias y parejas en luna de miel, son muchos amantes y curiosos de la vida submarina los que eligen Los Roques para practicar deportes acuáticos como kitesurf, buceo, pesca o navegación. Los vientos alisios soplan gran parte del año y el conjunto de islas está a su vez protegidos por dos grandes barreras de coral, lo que mantiene sus aguas calmas, creando las condiciones perfectas para la práctica de kite.

En una de las islas cercana al Gran Roque encontramos escuelas dedicadas a este deporte. En cuanto al buceo, ya se trate de expertos, novicios o alguien que sólo desea probar, hay varias entidades con certificación internacional PADI, que ofrecen inmersiones diarias, equipos e instructores. Las salidas nocturnas con guía son especialmente recomendables. Gracias a las constantes brisas y la baja profundidad de las playas de muchos de los cayos, Los Roques es un paraíso para el windsurf.

Pero esto no es todo: porque la comida también tiene un papel protagónico en Los Roques, en donde además de las delicias marinas con la langosta como reina gastronómica, hay oferta de cocina típica venezolana, italiana, española, inglesa y francesa, formando una especie de “colonia de chefs del mundo”. Sumado a los espacios de comidas típicas, hay muy buenos restaurantes y bares “internacionales” donde hay menú de pastas, hamburguesas y deliciosas ensaladas.

Al atardecer, se recomienda disfrutar de tragos, vinos y jugos naturales, pensando no sólo en deleitar el paladar, sino también la vista y el oído, contemplando las lanchitas que llegan de otras islas y escuchando las aves del lugar. La ambientación de estos lugares es equilibrada, porque reúne un poco de todo: buen gusto, buena música y todo el entorno natural de Los Roques.

Los Roques es también un paradisíaco ámbito a quienes buscan un ambiente cuidado, agreste y a la vez con muchas comodidades para hospedarse y relajarse en familia, en pareja o con amigos. Las playas extensas, la gastronomía de primera y la posibilidad de diversas actividades hacen de Los Roques un destino ideal para todo aquel que busque hacer de sus vacaciones una experiencia única e inolvidable. (Nota publicada en Diario PERFIL el sábado 13 de julio de 2013)

GALERÍA DE IMÁGENES

DATOS ÚTILES

Coordenadas. El archipiélago de Los Roques es un conjunto de islas y cayos en las Antillas menores. Pertenece a Venezuela y se encuentra a 125 kms. de la costa.

La mejor ruta. Despegar.com ofrece vuelos de LAN ida y vuelta a Caracas por $ 11.029 incluidos impuestos. Los vuelos a Los Roques (de una duración de 35 minutos) parten del Aeropuerto Nacional de Maiquetía (Caracas).

Hospedaje. Las posadas oscilan entre AR $ 1.500la noche y AR $ 4.500.

10 Comentarios en “Un paraíso caribeño deslumbrante

  1. Pingback: Aruba, a los pies del Caribe | Turismo

Deja un comentario