Parece magia, o algo inexplicable, pero apenas cruzado el umbral de la entrada al resort, el visitante siente que ha ingresado en otra dimensión, dejándose maravillar por la mística del lugar. Foto: Cedoc Perfil

Volver a la nota: Refugio en la bahía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cinco =