Uno de los principales «atractivos» de Rikuzentakata es el único pino que quedó en pie. Los otros 70.000 fueron arrancados de cuajo por el tsunami. Foto: AFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + diecinueve =