PORTUGAL

Oporto y otras copas

A orillas del Douro, suma atractivos con mayor vida nocturna, cartelera de conciertos y hoteles temáticos. Fotogalería.

Con cartas de vino de sesenta páginas en algunos restaurantes, un diseñador holandés renovando espacios públicos y mercados abiertos hasta el amanecer, la ciudad portuguesa apuesta fuerte al turismo. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: días

Ideal para: , ,


Ver mapa más grande

Por Seth Sherwood (*)

Durante años, el lema de Oporto (Portugal) fue, en esencia, “¡Ya probó el vino; ahora pruebe la ciudad!’’ Pero en estos días, la segunda metrópolis de Portugal –una ciudad atractiva, diseñada al costado de una ladera con venerables casas e iglesias barrocas– ya no necesita subirse a la reputación de su famosa bebida.

Un atestado distrito de vida nocturna está tomando forma, y un floreciente paisaje creativo exhibe todo tipo de cosas. Con la emergencia de la región de Douro como foco de tintos galardonados –no sólo el oporto–, esta ciudad ahora puede intoxicarlo con miles de cosechas, nuevos restaurantes ambiciosos e incluso hoteles temáticos de vino.

DÍA 1. HACIA EL OESTE

Un recorrido barato por Oporto (2,5 euros) lo espera en la línea Nº 1 del tranvía, que parte cerca de la Praça do Infante y toma rumbo oeste hacia la costa atlántica. Equipado con viejos asientos de piel y paneles de madera, los vagones que salen cada hora (o cada media hora, según la temporada) avanzan estrepitosamente por las vías al lado del río Douro, frente a plazas de la ciudad, iglesias y casas de vino oporto.

El paseo de 20 minutos lo deja en el distrito de Foz do Douro, frente al mar, donde se puede parar en Shis (Praia do Ourigo, Esplanada do Castelo), un elegante restaurante costero con terraza que brinda una vista excepcional del ocaso, tomando una cerveza (2,50 euros). La francesinha es un emparedado local desaprobado por los cardiólogos que lleva jamón, carne, salchicha, queso y salsa de tomate.

Este típico plato para trabajadores eleva de categoría en el Restaurante DOP, del Palacio das Artes. Allí, la lista de vinos de sesenta páginas cuenta con clásicos de la región de Douro. La cena para dos, sin vino: € 80. Muy cerca, el venerable mercado techado estilo Bellas Artes conocido como Mercado Ferreira Borges volvió a nacer como Hard Club. La estructura de vidrio y acero alberga una librería, sala de arte, restaurante y conciertos. Lo más difícil del Hard Club es decidir entre todas las actividades: desde conciertos de rock indie hasta ferias de artesanías. El precio de la entrada varía.

DÍA 2. GUSTO POR LO VIEJO

Al contrario del Mercado Ferreira Borges, el todavía activo Mercado do Bolhao parece intacto desde que se inauguró en 1914. Majestuoso, el enorme espacio abierto y cerrado recuerda a una estación de tren europea gracias a kilómetros de hierro forjado, grandiosas escaleras, paredes de azulejos blancos y puntiagudos domos. Adentro, los envejecidos vendedores chismean entre castañas, pulpos, sardinas, patas de puerco colgantes y gallos vivos.

A las muchas pinturas, esculturas e instalaciones de arte exhibidas en las galerías de la calle Rua Miguel Bombarda, podemos agregar otro nuevo esfuerzo creativo: la hamburguesa local. La Porto e Serra es una variedad empapada en oporto y aderezada con queso serra da estrela, entre otras variedades. “Moderno” e “innovador” no son palabras normalmente utilizadas para describir los centros comerciales, pero el Centro Comercial Bombarda es una excepción con marcas de culto como Storytailors, famosa por su ropa de mujer inspirada en cuentos de hadas.

Parecida a un meteorito blanco dentado, la futurista Casa da Música es la obra maestra arquitectónica de Oporto y meca de la música. El angular edificio de 17 lados fue diseñado por el arquitecto estrella holandés Rem Koolhaas. Entre los deleites no hay que perderse la Sala Naranja, cuyo piso produce sonidos raros –gorjeo de aves, percusión– al pisarlo. El salón principal está decorado con diseños de rayas doradas de tigre. Ex paraíso de sosas tiendas de telas, el vecindario de Clerigos ahora explota de bares y vive una aglomeración tipo Mardi Gras con universitarios, jóvenes profesionales y “cincuentañeros” de fiesta.

DÍA 3. MUCHO ARTE

El arte está por todas partes en la Fundaçao Serralves: en los jardines, donde se asoman obras extragrandes; en la excepcional librería, y en el museo, que alberga exhibiciones de arte contemporáneo. ¿Por qué la mayoría de los vinos de Oporto –Graham’s, Cockburn, Taylor– tienen nombres británicos? ¿Cuál es la diferencia entre un oporto blanco, un rosado y uno rojo rubí? Las respuestas se sirven en copas durante recorridos guiados (€ 4,5) por las bodegas de Sandeman. Si no puede pagar una botella de vino rosado de 40 años de añejamiento (€ 127), una caja de chocolates con vino oporto es un recuerdo más accesible de la ciudad (€ 10).

GALERÍA DE IMÁGENES

DATA

  • Coordenadas: Luego de Lisboa, Oporto es la segunda ciudad de Portugal.
  • Hospedaje: En The Yeatman (Rua do Choupelo, Vila Nova de Gaia;) es imposible descorchar una botella sin darle a algo relacionado con el vino. Catalogado como ‘’hotel de vino de lujo”, este establecimiento tiene una bodega e incluso spa de vino. Las habitaciones dobles parten desde € 130, con spa de vino, exhibiciones y recorridos por la ciudad. Camas en dormitorios desde 20 euros; habitaciones dobles, 50.
  • Souvenir. Comprar jamón macerado en el Mercado do Bolhao (€ 9,50 el kg), o chourico (€ 2,40 el kg).

 

(*) The New York Times/Travel. Nota publicada en Diario PERFIL el sábado 10 de agosto de 2013.

4 Comentarios en “Oporto y otras copas

  1. Pingback: 22 ciudades de África y Europa | Turismo

Deja un comentario