Dormir en la cabina de un avión, sobre una grúa, en un tubo de desagüe, en hoteles helados o de sal, en el nido de un árbol sueco o en las rocas de Turquía son algunas de las nuevas modalidades de “hospedaje extremo”. Experiencias atípicas, sólo aptas para viajeros intrépidos. Foto: Cedoc Perfil

Volver a la nota: Los hoteles más locos del mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =