Paradisíacas Islas Cook

Sus fascinantes playas y su privilegiado clima hacen de ellas el sitio perfecto para perderse. Galería de fotos

El capitán James Cook nunca desembarcó en este archipiélago del Pacífico Sur, localizado entre Hawai y Nueva Zelanda, aunque sí reclamó para Gran Bretaña la posesión de las islas, razón por la que llevan su nombre. Sin duda, algo le interesaba de aquellas tierras, que constituyen un lugar totalmente aparte del mundo. Sus fascinantes playas y su privilegiado clima hacen de ellas el sitio perfecto para perderse. Atolones volcánicos y coralinos, que como el que rodea a la isla de Aitutaki, fueron el destino preferido de las estrellas de cine en la década del 50. Hoy son famosos sus resorts de lujo, como el Royale Takitumu o el Te Vakaroa, con espectaculares villas a orillas del Pacífico. Rarotonga, la isla más grande y poblada de las Cook, tiene una costa protegida por un cinturón de coral que dibuja un mapa de agua a dos colores –y de la que se extrae buena parte de las perlas negras para la exportación–, y un interior montañoso y fértil de valles con granjas aquí y allá y plantaciones de plátanos, piñas, papayas, cítricos y café. Avarua, la pequeña capital de las Cook, y el pueblo de Titikaveka, en la costa sur, que se distingue por su iglesia revestida de coral y por su amplísima playa, la mejor de la isla para nadar y bucear. El submarinismo, a uno y otro lado de la barrera coralina, es el deporte preferido de los privilegiados que llegan hasta allí debido a la diversidad de peces tropicales y otras especies marinas, como las tortugas verdes, los tiburones de arrecife, las ballenas jorobadas o los peces martillo. Sin dudas, un paraíso que deberíamos incluir en nuestra lista de sueños. Fotos: AFP [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Deja un comentario