MÉXICO

En canoa tras las huellas de los mayas

Algunas rutas comerciales que usaban los mayas hoy se pueden seguir hoy por canales, pantanos, lagunas y lagos.

Xcaret es un gigantesco parque temático, con pirámides, museos, teatros y enormes cuevas cársticas. Foto: dpa [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuándo ir:

Con quién ir:

Ideal para: , , ,

Por Franz Smets (dpa)

En el pasado, los mayas transportaban grandes cantidades de mercancías entre Centroamérica y el norte. Sin embargo, con sus canoas, hechas de grandes troncos de árbol ahuecados, no se atrevían a adentrarse mucho en el mar.

Daban la vuelta a la península de Yucatán (México) aprovechando las corrientes del mar próximas a la costa y, sobre todo, iban en canoa por el interior de la península recorriendo largas distancias. Algunas de esas rutas se pueden seguir hoy, dejándose llevar como antes lo hacían los mayas, por canales, pantanos, lagunas y lagos.

En el lugar donde alguna vez estaba el puerto de Polé (Xcaret), unos 80 kilómetros al sur de Cancún, el mundo de los mayas ha vuelto a nacer. Xcaret es un gigantesco parque temático, muy variado, con pirámides, museos, teatros y enormes cuevas cársticas por las cuales discurren ríos subterráneos desde el interior del país hasta el mar. Hay actores que representan los bailes y cantos de los indígenas de México y sus juegos de pelota, también en la oscuridad, con balones de caucho ardiendo. Hay acuarios con cocodrilos, tortugas, tiburones, peces y corales.

La industria mexicana del turismo ha tomado algunas iniciativas para dar a conocer a los turistas la cultura y la historia del país. Con excursiones de un día, los turistas llegan fácilmente a antiguos feudos de la cultura maya como Chichén Itzá, Tulum, Ek Balam y Cobá. Desde el año 2007 también se representa la peregrinación maya en canoas hacia la isla de Cosumel, donde se veneraba a la diosa Ixchel.

Con esta peregrinación por el mar se pretende recordar otra particularidad de los mayas: la navegación. Cuando los primeros españoles se encontraron a principios del siglo XVI con los indígenas frente a la costa de Yucatán, se asombraron de las canoas hechas de troncos de árbol en donde cabían hasta 50 personas.

Xcaret es sólo una de las más de 300 localidades que nacieron a lo largo de las costas de Yucatán en tiempos precristianos. En la ruta marítima alrededor de la península de Yucatán los mayas transportaban sal, miel, pieles, cacao y un sinfín de otras mercancías entre Panamá y el Golfo de México.

La sal procedía de los salineros de Ría Lagartos, que todavía hoy se explotan y que se encuentran en la coste norte de la península de Yucatán, sobre el Golfo de México. “Desde allí, los mayas iban en canoa recorriendo largos trayectos hasta Chetumal a través de interminables zonas húmedas pasando por lagos, lagunas y canales“, relata Fidel Villanueva, cronista de Isla Mujeres, situada frente al balneario de Cancún.

Los mayas también se desplazaban en canoas a lo largo de la costa, protegida por un arrecife con una extensión de varios cientos de kilómetros y por algunas islas. Según el arqueólogo Carlos Serrano, las rutas de navegación estaban bien señalizadas. “Los mayas colocaban banderas en las corrientes de agua y marcaban puntos geográficos. Excavaban canales, construían puestos de peaje y faros en donde hacían fuego por la noche“, dice Serrano.

Esas construcciones se han conservado hasta el día de hoy, por ejemplo en las ruinas de Tulum, a unos 120 kilómetros al sur de Cancún. El edificio más alto en ese lugar servía como punto de orientación, que les permitía a los mayas encontrar con sus barcos el paso por el arrecife.

Actualmente, los turistas pueden visitar en algunas regiones las construcciones situadas a orillas de las vías fluviales. Por ejemplo, muchos touroperadores llevan en sus programas para el Caribe mexicano excursiones por la reserva maya Sian Ka’an, situada al sur de Tulum. A mitad del camino hacia el mar los mayas construyeron entre las lagunas de Muyil y Chunyaxche una especie de estación de piedra con tres entradas por las que pasaba los barcos.

Allí es posible meterse en el agua del río angosto para dejarse arrastrar varios kilómetros por la leve corriente hacia el Caribe entre garzas, ibises y otros pájaros de pantano que agitan las alas. Algo parecido también se puede hacer en las lagunas multicolores en Bacalar, cerca de la frontera de México con Belice.

El viaje en barco al Río Hondo dura varias horas. El barco navega en dirección a Chetumal hacia el mar o tierra adentro pasando junto a los esqueletos de barcos hundidos en la arena en los que los ingleses transportaban, entre otras cosas, troncos de caoba sacados de la selva de Guatemala.

Los canales construidos por los mayas entre las lagunas fueron utilizados más tarde por piratas, entre otros. No hay muchos rastros visibles de sus saqueos: un museo en el fuerte de San Felipe en Bacalar o las cuatro paredes de la casa del pirata Fermín Mundaca en Isla Mujeres.

Nuestra historia es increíblemente rica“, dice el cronista Villanueva. “Sin embargo, muchas huellas de nuestra historia se encuentran en el mar“, agrega. Un ejemplo es el antiguo faro de los mayas, la mayor parte del cual se precipitó al mar sobre los acantilados desde una altura de 20 metros a causa de los numerosos huracanes en la región.

4 Comentarios en “En canoa tras las huellas de los mayas

  1. VIC | 04/11/2013 | 16:01

    Recomiendo ir a Akumal es mas lindo y natural que Xcaret y muy barato !!

Deja un comentario