Perú, casi tocando el cielo

Huaraz es la ciudad de los aficionados al trekking. Está a unos 3.100 metros de altura en los Andes. Una aventura para tocar las nubes con las manos. Galería de imágenes.

Desde la cumbre del Pisco las nubes se aprecian como si estuviéramos en la cabina de un avión. Foto: dpa [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: , días

Con quién ir:

Ideal para: , ,


Ver mapa más grande

Acercarse a los montes nevados de Perú no resulta difícil, pero sí que es pesado el camino hasta un lugar que permita apreciar verdaderamente su grandeza. Huaraz es la ciudad de los aficionados al trekking. Está a unos 3.100 metros de altura en los Andes. Aquí comienza el camino al interior de las montañas, a través de sus grietas y senderos, hasta bien arriba, en su techo teñido de blanco.

Buen clima para el Pisco“, dice Carlos Challupe Carrera, de 34 años, antes de subir a su todoterreno aparcado ante su agencia de excursiones junto a la Plaza de Armas. Carlos es guía de montaña oficial, joven de apariencia, siempre sonriente, con una camiseta ajustada. El Nevado Pisco es la montaña por la que dirigirá a sus clientes durante los próximos tres días: Un gigante de 5.752 metros en medio de la Cordillera Blanca.

El auto recorre el Callejón de Huayls y, a través de senderos, llega hasta la entrada del parque nacional. A la derecha de la carretera se levanta ahora el Huascaran, no mucho más pequeño que el Aconcagua, en la frontera entre Argentina y Chile y el mayor monte del mundo fuera de África. Sobre el mediodía, el todoterreno alcanza el campamento de Cebollapampa a unos 3.900 metros. Parece como en un film de Winnetou. Carlos instala su tienda, mientras Marcos, contratado para este viaje como cocinero y organizador monta la tienda conjunta para el grupo, de forma octogonal.

El valle es popular entre todos aquellos turistas amantes del trekking que suben durante un día a la Laguna 69, un pequeño lago montañoso a 4.600 metros de altura. Para el primer día de la subida al Pisco, la laguna es una buena meta para aclimatarse. Durante el camino, Carlos da un par de consejos para poder adaptarse mejor a las alturas: “Beban, antes de que estén sedientos“. O también: “Mejor comer muchas porciones pequeñas, porque el cuerpo de lo contrario inyecta demasiada sangre en el estómago y esa sangre entonces le falta a los músculos“.

Quien parte hacia la laguna sin pasar antes un par de noches en Huaraz, nota en seguida la mala adaptación a las alturas: mareos, dolores de cabeza, agotamiento. Hasta los 5.500 metros, el cuerpo puede acostumbrarse a la altura de manera duradera, pero por encima de ese nivel ya no es posible: “El ser humano puede permanecer ahí unos pocos días, pero no semanas“, dice Carlos.

Los senderistas en la Laguna 69 respiran profundamente. El lago resplandece en azul, en el fondo la pared sur del Chacraraju, completamente congelada. Desde aquí parece como si el hielo estuviera a apenas diez minutos a pie. El aire es frío y limpio. La laguna es un lugar en el que uno apenas puede retirar la vista, pero también un lugar en el que uno no querría ver llegar la noche. Por ello, es que no se permanece mucho tiempo allí y se inicia el camino de regreso hacia abajo en el valle.

La fachada del Huandoy, de 6395 metros de altura, resplandece en color naranja con los primeros rayos del sol. En el norte se divisa todavía la luna en el cielo azul oscuro, mientras que una franja roja se abre camino sobre los montes. Al oeste, la luz mañanera da al gigante nevado un ligero tono melocotón. Allí se levantan hacia el firmamento el Artsonraju, modelo del logotipo de la productora estadounidense Paramount Pictures, y el Alpamayo, al que debido a su cumbre con forma de trapecio a menudo se le conoce como el “monte más bonito del mundo.

Desde la cumbre del Pisco nos permite ver las nubes, como si estuviéramos en la cabina de un avión. Todo un mar de algodón perforado por los picos de la Cordillera Blanca. El hielo bajo nuestros pies y el vapor de nuestra respiración son la muestra de que en este lugar no hay fronteras entre el ser humano y la naturaleza solitaria en la que se encuentra. (dpa)

GALERÍA DE IMÁGENES

DATA

  • Cómo llegar: Varias aerolíneas llegan hasta Lima, casi siempre con trasbordo. Desde allí, el viaje en autobús hasta Huaraz dura unas ocho horas. El parque está a dos horas en todoterreno.
  • Dónde alojarse: En Huaraz hay hoteles y albergues de diferentes categorías y precios. En el parque nacional se duerme en tiendas.
  • Requisitos: Para un tour por las alturas, se necesita experiencia alpina, buenas condiciones físicas y suficiente aclimatación (por ejemplo en Cuzco o en el lago Titicaca en la meseta del Altiplano).
  • Información en la web: www.huaraz.com/

Deja un comentario