Vacaciones made in Argentina (III): Clásicos y modernos de la costa bonaerense

El amplio arco de la provincia de Buenos Aires despliega opciones de playa, dunas y bosques para todos los gustos.

Mar del Plata. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Por Analía Melgar. Diario PERFIL

La belleza de las construcciones, las playas limpias y las múltiples opciones para la diversión nocturna son características comunes a Pinamar y Cariló. Pinamar, a 342 km de Buenos Aires, sigue convocando con sus casas despampanantes y hermosos jardines con hortensias, pero a la vez ya tiene todos los vicios y virtudes de la vida urbana: tráfico, ruido nocturno, farándula.

En Cariló, ahí nomás, a 360 km de Capital, la contaminación visual y sonora se reduce un poco y hay más rincones salvajes, largas extensiones de arena sin paradores, sombrillas ni carpas. Eso repercute en los precios: una habitación en un dos estrellas hay que estimarla en $ 800, y quien quiera darse un merecido gusto, un cuatro estrellas sube a $ 1.400.

Por su parte, otra de las  consecuencias de la fama conquistada por Pinamar es que la alta demanda hace que las  reservas se agoten pronto. Ya en noviembre hay muchas plazas tomadas. Hay que apurarse. En el centro de Pinamar, los hoteles de dos y tres estrellas piden $ 850 la noche; alejándose unas 10 cuadras, ya es Mar de Ostende, y hay hoteles muy similares a $ 500.

MAR DEL PLATA, EL COMBO PERFECTO, INALTERABLE. El clásico de clásicos es Mar del Plata. Esta ciudad está más viva que nunca gracias a, entre otras osas, la temporada teatral que no sólo abarca enero y febrero sino que ya tiene propuestas desde fin de noviembre hasta marzo, un mes tan activo como los anteriores. El asunto es la cotización. Si se trata de alquiler, una sugerencia: apostar al trato directo con el dueño, algo que los portales de compra y venta online lo permiten.

Se puede encontrar departamentos de los ambientes en la zona del faro a $ 300 por día. Una casita con pequeño jardín ya implica, al menos $ 450 por día. En hoteles, según la categoría: hay 5 estrellas de $ 1.500 la noche; y los de 3 estrellas no bajan de $ 550 en base doble. A todo eso hay que  sumar la partida, que si es en micro cuesta $ 250 por pasajero, más las comidas, los paseos, las entradas al teatro o shows de música (en promedio, $ 250 cada platea)… Pero Mar del Plata no está hecha para ahorrar sino para disfrutar.

CLAROMECÓ. Sí, queda más lejos. Sí, hay que hacer, en micro o auto 563 km, lo que es entre 6 y 7 horas de viaje. Pero para muchas familias la tranquilidad de estas playas alejadas  del circuito tradicional de la costa atlántica vale la pena un poco más de distancia. Son inmensas playas, sin paradores, sin el infierno abigarrado de carpas, pero con el relax de gente a la que no le importa la pose, sino el verdadero descanso.

Además, los precios son seductores (entre un 10 y un 20% menos que otros destinos de playa más tradicionales): hay alquileres de casas, preciosos chalets, cabañas, y una muy buena alternativa de camping, con todos los servicios, o bien, el clásico formato de hotel con todas las comodidades, spa incluido.

Deja un comentario