La Isla de Curaçao, una colorida postal caribeña con aires holandeses

Con historia de conquistadores y esclavos, la isla absorbió muchas influencias externas pero aporta sus propios encantos.

Llama la atención la multicolor hilera de casas de estilo colonial situada junto al puerto, uno de los sitios más coloridos del mundo. Foto: dpa [ Ver fotogalería ]

“Dushi”, probablemente la palabra que más se usa en la Isla de Curaçao, que significa “cariño” o “guapo”, no sólo se emplea como forma de tratamiento, sino también para describir el mar de color turquesa, las playas de arena blanca y los edificios coloniales de mil colores de esta amable isla.

Seguramente, un factor que contribuye al buen humor que caracteriza a los habitantes de esta isla situada frente a las costas de Venezuela es el tiempo benigno. Las islas ABC -Aruba, Bonaire y Curaçao- están ubicadas en el Caribe por debajo del cinturón de huracanes, por lo que no están afectadas por esas tormentas devastadoras. En las islas prácticamente no existe una temporada de lluvias: sólo de vez en cuando caen, durante poco tiempo, algunos aguaceros.

El carácter alegre de los habitantes también se manifiesta en la capital de la isla, Willemstad, y está simbolizado por la imagan de tarjeta postal más conocida de Curaçao: la multicolor hilera de casas de estilo colonial situada junto al puerto, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. cada tantos años se cambia la composición de colores, dice Paz Rivero. Y es que la Unesco paga la pintura para que las fachadas de las casas mantengan su frescura, pero no indica cómo hay que pintarlas.

Dos barrios de la ciudad, Punda y Otrobanda, están separados por la boca del puerto pero unidos por la “swinging old lady”, el apodo que se ha dado al puente peatonal cuyo nombre oficial es “Reina Emma”. Cuando entran en el puerto buques de carga, el puente se repliega completamente hacia un lado.

Sobre el puente elástico y en los dos barrios que los une se encuentran sobre todo turistas llegados a Curaçao a bordo de los numerosos cruceros que atracan en Willemstad. Sin embargo, también los habitantes de la ciudad utilizan con frecuencia el puente peatonal para dirigirse de una zona a otra de la ciudad.

También Willemstad parece balancearse constantemente al compás del puente. En algunos lugares, un par de hombres que exhiben un look informal rasta hacen música frente a pequeñas tiendas, no necesariamente para los turistas, sino simplemente para ellos mismos.

No por casualidad el nombre de la capital suena holandés. Curaçao formaba parte de Holanda hasta el año 2010. Actualmente, la isla tiene un estatus autónomo, aunque sigue siendo miembro del Reino de los Países Bajos. Por eso, el Parlamento de Curaçao aplica muchas de las leyes de la Unión Europea.

Sin embargo, con los conquistadores, los esclavos, sus culturas y las leyes actuales, la isla no sólo ha absorbido muchas influencias externas, sino que también exporta sus propios encantos: tan rica en colores como la propia isla es el licor de naranja “Genuine Curaçao Liqueur”. El original es transparente, pero a los isleños les gusta pintar las botellas de rojo, verde o naranja. En todo el mundo se conoce sobre todo la variante intensamente azul, el “Blue Curaçao”. (dpa)

GALERÍA DE IMÁGENES

Un comentario en “La Isla de Curaçao, una colorida postal caribeña con aires holandeses

  1. Pingback: Aruba, a los pies del Caribe | Turismo

Deja un comentario