Un templo a la épica del fútbol

El Museu do Futebol, en la ciudad brasileña de San Pablo, cumple su primer lustro de vida, con lo mejor de los Mundiales.

Foto: Gentileza Museu do Futebol. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuánto tiempo ir: días

Ideal para: ,


Ver mapa más grande

Por Pablo Helman, Diario PERFIL. Desde San Pablo.

El Museu do Futebol, en el estadio Pacaembú, en pleno centro de la ciudad de San Pablo, es un lugar que pone en evidencia que el fútbol se puede jugar –e incluso conjugar– de muchas maneras. Funciona adyacente al estadio Pacaembú, un clásico paulista, que recuerda (aunque en menor tamaño), al de Racing o al de Huracán.

El edificio es una demostración de la arquitectura brasileña de los años 50 (fue construido, precisamente, para el mundial de ese año). Además, está insertado en pleno centro urbano, muy cerca de museos como el de arte de San Pablo, uno de los mejores de Latinoamérica en materia de artes visuales.

Es también el ámbito simbólico ideal para un Museo del Fútbol, que, en sus cinco años de existencia, no sólo consiguió reflejar la historia del fútbol de su país sino también la de los mundiales, la de la pelota, los botines, las hinchadas. Desde su inauguración hasta hoy, ha tenido más de un 1.700.000 visitantes, con un promedio de 1.500 personas por día.

Desde la bienvenida con un video de Pelé (no podría ser de otra forma), la experiencia no sólo va hacia el pasado, sino también hacia el futuro: hay salones clásicos, con fotos e imágenes históricas junto a antiguas camisetas, salones que rescatan documentos de cada uno de los mundiales  hasta la fecha.

Pero también, mucha virtualidad: audios radiales de partidos inolvidables que dan la sensación real de estar en la cancha, el sonido conmovedor y vibrante de las torcidas, la posibilidad de hacer un picadito en canchas virtuales e incluso medir la  fuerza de la patada propia. Abre de martes a domingo de 9 a 17 y pertenece a la Secretaria de Cultura do Estado de São Paulo.-

Lea además: Viajar a Brasil para el Mundial 2014 ¿tan fácil como parece?

Deja un comentario