SANTIAGO DE CHILE

Reabren el museo que expone las momias más antiguas del mundo

Cuenta con piezas de 3.000 años de antigüedad, provenientes de los pueblos originarios que habitaron Chile.

Ficha

Región: ,

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir:

Ideal para:

El Museo Chileno de Arte Precolombino (Santiago de Chile) reabrió sus puertas bajo un nuevo concepto y debutó con la exposición permanente “Chile antes de Chile”, dedicada a la tradición cultural de los pueblos originarios que hace 15 mil años habitaron este país del sur del mundo. Se trata de 300 piezas escogidas especialmente por su valor patrimonial y diversidad étnica distribuidas según zona geográfica y tema. Son tejidos del norte grande, túnicas, momias de la cultura chinchorro, quipus (instrumentos incas de contabilidad), objetos de cerámica de las primeras culturas del norte y sur del país.

El diseño de esta muestra estuvo a cargo de Geoffrey Pickup, especialista vinculado por más de 30 años al British Museum en Londres, quien trabajó estrechamente con conservadores y curadores del Museo, ingenieros y arquitectos expertos en iluminación, gráficos, montajistas. La sala, ubicada en el nivel -1, se construyó con tecnología de última generación en un ambiente óptimo para la exhibición, con vitrinas importadas de Alemania que facilitan la nitidez y potencian la calidad visual de esta deslumbrante colección.

En un recorrido junto al director del Museo, Carlos Aldunate, relevó a la agencia Ansa la colección de las momias de la cultura de Chinchorro que habitaron en el extremo norte de chileno. “Son momias que tienen 3.000 años antes que las primeras momificaciones que se hicieron en el mundo, y tienen muchas incógnitas. La primera, diría yo, es que la gente se preocupó de momificar artificialmente estos cuerpos en un lugar donde se habían momificado naturalmente” (el desierto con abundante sal), indicó el experto.

Es muy interesante que esta gente hace 6.000 años haya tenido estas preocupaciones sobrenaturales, porque según los historicistas materialistas, la gente en esa época tan temprana se preocupaba solamente de sobrevivir y no tenía tiempo para otras cosas. Sin embargo, aquí vemos toda una tecnología elaborada para momificar los cuerpos“, relató Aldunate.

Detalló que “se le sacaban todas las vísceras, todos los tejidos blandos, se rellenaban con palos para que no se pudrieran, se les vendaba y, después se les ponía el cuero arriba y una máscara de barro cubiertas con una especie de óxido hierro que les daba el color negro brillante y luego le hacían unas caritas, es un verdadero arte mortuorio“.

Otro misterio que tienen, describe Aldunate, “es que momificaban incluso a los fetos, hay algo aquí muy interesante y está comprobado también que sacaban estas momias entonces porque muchas de ellas están rotas, reparadas y vueltas a enterrar“. Consultado sobre el sentido de momificar, el director respondió que “es de alguna manera la necesidad que probablemente tenemos todos de trascender más allá de la muerte“. Junto a las momias también llaman la atención los Chemamull, impresionantes estatuas de madera (roble pellín) de más de dos metros de altura que eran utilizadas en los ritos funerarios mapuches. “Son verdaderos árboles que no se encuentran a menudo porque al final se pudrían y se caían“, apuntó Aldunate.

La renovación del Museo incluye un patio cívico con el encanto del estilo colonial que será un nuevo punto de encuentro de la ciudadanía. Además contará con juegos multimedia y sensores de movimiento para seguir bailes típicos de las culturas originarias. Asimismo, depósitos y laboratorios que permitirá a estudiantes y profesores conocer de manera directa el trabajo de conservación arqueológica, y un completo catálogo de audio, video de 46 pueblos originarios.

Seguinos en Twitter: @TurismoPerfil

Deja un comentario