En Nueva Inglaterra, tras los pasos de «Mujercitas»

En los Estados Unidos, la casa de Louisa May Alcott atrae a centenares de fans de la obra cumbre de la escritora. Fotos de la casa

ORCHARD HOUSE. De 1857, sus 12 cuartos están abiertos al público. Es una de las casas antiguas mejor preservadas del país | Foto: Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir:

Ideal para: ,


Ver mapa más grande

Por Milagros Belgrano Rawson (*)

En Orchard House, Louisa Mary Alcott escribió Mujercitas, obra que la catapultaría como una de las grandes de la literatura norteamericana y que sigue siendo lectura iniciática de millones de adolescentes.

Ubicada en la ciudad de Concord, Orchard House es una antiquísima casa de madera que hoy funciona como museo dedicado a la autora. Concord representa, además, un mojón en la historia de Estados Unidos.

La ciudad fue fundada en 1635, a treinta kilómetros de Boston. En 1775 los patriotas estadounidenses se enfrentaron a las tropas británicas en North Bridge, Concord, batalla que inauguró oficialmente la Revolución Americana contra la Corona británica.

A mediados del siglo XIX, la ciudad se convirtió además en reducto de figuras prominentes de la literatura y la filosofía estadounidense, como el líder del trascendentalismo Ralph Waldo Emerson, el escritor Nathaniel Hawthorne y el poeta Henry Thoreau, a quienes Bronson Alcott frecuentaba.

El padre de Louisa fue, de hecho, un pionero en teorías de reforma educativa, basadas en la elevación de la mente del niño y el desarrollo de su curiosidad.

Casado con Abba May, una militante sufragista y antiesclavista, Bronson fundó varias escuelas que provocaron polémica y que dejaron a su familia en la ruina. Louisa debió entonces contribuir a la economía familiar trabajando como mucama, costurera, maestra y gobernanta. Recién con su primer cheque, por los derechos de autor de Mujercitas, pudo pagar las deudas de su progenitor.

Orchard House fue construida en 1857, gracias al aporte de algunos conocidos, como el mismo Emerson, que contribuyó con quinientos dólares.

Antes de poder siquiera instalarse en la nueva casa, la hermana menor de Louisa murió de una larga enfermedad. El personaje de Beth correría luego la misma suerte en Mujercitas, que Louisa escribió inspirándose en su propia vida.

Los que visiten Orchard House podrán ver el escritorio donde la autora dio forma al mundo de la entrañable Jo y sus hermanas. También está el piano de Beth, el comedor donde las hermanas Alcott improvisaban sus obras de teatro y “la almohada del humor”, infalible indicador del ánimo de Louisa: si descansaba en un extremo del sillón, su dueña estaba feliz. Si, por el contrario, el almohadón permanecía en el medio del sofá, se esperaba que nadie se atreviera a dirigirle la palabra.

Los doce cuartos de la casa están abiertos al público en un museo que homenajea el legado de los Alcott en las artes, literatura, educación, filosofía y justicia social.

Orchard House abre todo el año, aunque con horario restringido durante el crudo invierno de Massachusetts (hasta el 31 de marzo se puede visitar entre las 11 y las tres de la tarde y hasta el 31 de octubre entre las 10 y 16.30).

Además de integrar el patrimonio arquitectónico  estadounidense, es también una de las casas más antiguas y mejor preservadas del país. Aquellos corazones románticos marcados por la impronta de Jack y Jill, y Una chica a la antigua no se verán defraudados con este tour al pasado, vivo aún en este idílico rincón de Nueva Inglaterra.

 

(*) Nota publicada en la edición del Diario PERFIL del sábado 14 de abril de 2012

3 Comentarios en “En Nueva Inglaterra, tras los pasos de «Mujercitas»

  1. Pingback: Venta casas en zona norte | Venta casas en zona norte

  2. Pingback: Casas en barrio cerrado | Casas en barrio cerrado

  3. Ariel Barbero | 20/04/2012 | 22:28

    Muy interesante la nota. Leí de chico algunos libros de Louisa Alcott. Creo que sus historias muestran una preocupación por los valores y la posición personal ante la vida que -en forma simple quizá, pero no falsa- son muy importantes para los niños y jóvenes

Deja un comentario