Con cuatro siglos a sus espaldas, la ciudad del Frontenac, el castillo más famoso de
américa, ofrece linaje, arte callejero y vida a la francesa.

Volver a la nota: Bonjour, Quebec

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *