GLAMOUR PROVENZAL

36 horas en Cannes

La ciudad mediterránea ingresó en la cima de su popularidad anual gracias al inminente festival de cine. Fotos

Paseos. Desde el Vieux Port parten ferries a la isla Margarita, una de las varias que pueden visitarse desde Cannes. Es escarpada y alberga el Musée de la Mer. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir:

Ideal para: , , ,


Ver mapa más grande

Por Seth Sherwood. New York Times / Travel

Con sus puertos deportivos llenos de megayates blancos y calles costeras repletas de Ferraris y Mercedes, el espléndido centro vacacional de la Riviera Francesa parece a primera vista una ciudad donde andar a pie debe ofender las costumbres locales. Pero el calzado se utiliza mucho en Cannes, y no sólo por las estrellas que recorren lentamente la alfombra roja durante el Festival Internacional de Cine de Cannes, que se celebra anualmente en mayo. Y también andando por el paseo costero De la Croisette y las serpenteantes calles del histórico vecindario de Le Suquet, paseando por una de las islas cercanas.

Día 1. Paseo de la Fama

Se topará con Quentin Tarantino, Angelina Jolie, Catherine Deneuve y otros titanes de la pantalla grande –o al menos con las firmas o impresiones de sus manos en el pavimento– mientras recorre el sector occidental de la Croisette, alrededor del Palais des Festivals et des Congres (lugar de la principal alfombra roja del festival cinematográfico) y de la Esplanade Georges Pompidou. Hacia el Este, sobre el Mediterráneo, se encontrará al lado de mujeres vestidas con Chanel que sacan a pasear perros diminutos. Del otro lado de la calle, alineada con palmeras, están los grandiosos hoteles belle epoque y art deco como el Intercontinental

Hoteles con estilo. El Martínez y el Intercontinental Carlton Cannes son famosos por su estilo belle époque y art déco. Los negocios de la Rue d’Antibes son un paseo clásico. Carlton Cannes y el Hôtel Martínez, ambos favoritos del jet set. Si busca cultura, el espacio de arte La Malmaison auspicia exhibiciones alternativas. Se puede disfrutar de vistas panorámicas de la ciudad desde el bar Le 360 (2, bulevar Jean Hibert) y desde arriba del nuevo Radisson Blu 1835 Hotel & Thalasso. Evite la trampa para turistas de los bares de la Croisette y en cambio dirija los pasos al viejo barrio de Le Suquet, donde salen de fiesta los nativos de Cannes. Para saborear una copa de vino entre orquídeas y luz de vela, entre a L’Endroit (10, Rue du Suquet), un bar de vinos que sirve alrededor de cuarenta cosechas por copa.

Día 2. Cannes medieval

Marché Forville, un mercado techado de tres cuadras, es una exuberancia de carnes y productos. La vida de pueblo emerge conforme se sube por las calles de Le Suquet. Ascendiendo callejones adoquinados y escaleras zigzagueantes, se pasa frente a casas con fachadas de color lima y durazno adornadas con linternas. En la cima, la fortaleza alberga el Musée de la Castre, con una colección de arte etnográfico, pero el principal atractivo del museo es la torre del siglo XI, que ofrece imponentes vistas al mar, sublimes colinas, techo son tejas anaranjadas ymontañas lejanas (6 euros). Un paseo sabatino por la Rue d’Antibes, atiborradade boutiques, es lo que los franceses llaman “un must”. Olfatear diseño e hilados indie entre los falsos Zara-Camper-Swarovski-Mont Blanc requiere de una nariz refinada. También se consiguen elementos de decoración para la casa, como lámparas rojas de cerámica de Marruecos (95 euros).

Las celebridades recelosas de las cámaras valoran L’Affable (5, Rue Lafontaine), con un menú de platos mediterráneos y clásicos franceses. El súper ostentoso centro nocturno Le Baoli convoca a Jude Law, Beyoncé y el príncipe de Mónaco, una fracción del jet set. Si el Methuselah de Dom Perignon (seis litros por 25 mil euros) parece demasiado llamativo, opte por un humilde mojito de champaña (30 euros).

Día 3. Frente a la costa

Una restauradora caminata entre la naturaleza lo espera en la Ile St. Honorat, la más pequeña de las dos Iles de Lerins, que yacen justo frente a la costa. Un ferry que sale desde la punta del puerto deportivo de Vieux Port lo deja veinte minutos después en la escarpada costa de la isla, cuyos habitantes son monjes de la Abbaye de Lerins. Lleva tres horas recorrer los promontorios, las flores silvestres y los viñedos de la isla. Los monjes cultivan uvas para sus propias etiquetas de vino. Lo principal es la abandonada abadía medieval del lado sur de la isla, un espeluznante edificio gótico sacado de un cuento de fantasmas. En la actual abadía adyacente, una tienda de regalos vende vinos elaborados por los monjes. La recompensa mediterránea espera en La Tonnelle, un  elegante restaurante al aire libre fabricado con madera y piedras naturales, cerca del ferry. Una comida de tres platos para dos personas, sin bebida, cuesta cien euros. Y agradezca a los ángeles que está allí para contarlo.

Galería de fotos

 

DATOS ÚTILES 

  • Coordenadas: Por su ubicación mediterránea, la ciudad de Cannes, en la región de Provenza, ofrece 12 horas diarias de sol.
  • Hospedaje: El Five Hotel & Spa (1, Rue Notre Dame) tiene habitaciones desde 196 euros en temporada baja, 465 euros en temporada alta. El Hôtel Pruly (32, bulevar D’Alsace; Hotel-pruly.com), inaugurado hace dos años, ocupa una casa blanca de la ciudad con jardín y 14 coloridas habitaciones. Los cuartos dobles parten desde 70 euros.
  • El dato: Visitar la celda del hombre de la máscara de hierro, en la isla Margarita, y la villa Domergue, con cita previa.
  • Souvenir: En el Mercado Forville, salchichón seco de cerdo, pato o jabalí (3,50 euros), entre otros productos.

Deja un comentario