TERMAS ARGENTINAS

Tibios en invierno

Existen más de cuarenta centros termales; la mayoría, en Entre Ríos. El de Jujuy era visitado por los reyes incas, y el menú de minerales de Caviahue es casi único en el mundo. Algunas aguas son bebibles.

Las Termas Marinas, en San Clemente del Tuyú. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Vapor, calorcito y la posibilidad de disfrutar de una piscina al aire libre los 365 días del año, sin necesidad de ir al Caribe. Las termas de Argentina –más de cuarenta– son reconocidas no sólo por sus propiedades curativas sino también por la excelente infraestructura que las rodea. Las hay de origen volcánico, magmático o telúrico, y sus cálidas aguas son beneficiosas para diversas dolencias.

NORTE

La leyenda cuenta que las Termas de Reyes, en Jujuy, eran visitadas por los reyes del Imperio Inca. A sólo 19 kilómetros de la capital provincial se encuentra el lujoso hotel Termas de Reyes, que, además de hospedaje (desde $ 1.200 la doble), ofrece un programa de spa diario ($ 430). Además, hay piscinas públicas y gratuitas. También en Jujuy se pueden visitar las termas Aguas Calientes. Las aguas de Río Hondo, en Santiago del Estero, contienen minerales que se encuentran en estado iónico, lo que les otorga gran poder de penetración en el organismo. Hoteles dos estrellas, desde $ 115 la noche. Pasajes en micro desde $ 659. A pasos de la Cordillera, las termas de Fiambalá, en Catamarca, calman afecciones nerviosas, estrés, artritis y reumatismo. Se distinguen de otras vertientes por su bello entorno: no son piletas de hormigón, sino 17 piletones naturales de roca que se ubican uno detrás de otro, de modo que el agua se va enfriando a medida que va descendiendo. Para alojarse, hay cabañas y una hostería municipal. En la región norte también se encuentran las termas de Rosario de la Frontera en Salta, Taco Ralo en Tucumán, y Roque Sáenz Peña en Chaco.

ENTRE RIOS

En esta región se concentran los principales centros termales del país. Además de Colón, Concordia, María Grande, Guaychú, Aguas Claras, San José, La Paz y Villa Elisa, se destacan las Termas de Gualeguaychú. El complejo posee cuatro piletas de agua salada a 37 y 42 grados, equipadas con hidromasaje. En verano también se habilitan dos con agua fría. En las veinte hectáreas de parque hay juegos para niños, parrillas, quinchos, restaurantes, hoteles, cabañas y camping. Entrada general $ 80, jubilados $ 50, menores de 5 a 9 años, $ 50. Federación, que también tiene playas a lo largo del lago Salto Grande y propuestas de turismo rural, posee desde 1997 un parque termal repleto de hoteles, restaurantes y negocios, con diez piscinas de entre 37 y 41 grados. Un hotel dos estrellas, desde $ 288 la doble. Entrada general, $ 70; jubilados, $ 40; menores de 10 años, $ 30. Unos 40 kilómetros más al norte se encuentra Chajarí, inaugurado en 2003. Es ideal para ir con niños, ya que dispone de guardavidas, piscinas de poca profundidad, puentes y cascadas donde los más chicos pueden chapotear. Entrada general, $ 70.

CUYO

Cacheuta, en Mendoza, es uno de los centros termales más buscados en el mundo, no sólo por las propiedades de sus aguas sino por los servicios del elegante Hotel Termal de montaña, destruido por un alud en 1934 y reconstruido años más tarde. Cuenta con piscina con olas, playas de arena, jacuzzi, juegos para niños, quinchos y bicicletas. Entrada al parque de agua, $ 70; día de spa, $ 370. La habitación doble en el hotel termal, desde $ 3.480. En San Luis, las aguas de Balde llegan a los 44 grados y son buscadas para aliviar casos de reumatismo, enfermedades de nutrición, diabetes, dermatitis, gota y cálculos hepáticos. Sus aguas pueden ser bebidas. Al encontrarse a 32 kilómetros de la ciudad de San Luis, hay gran oferta hotelera (tres estrellas, desde $ 430; spa cuatro estrellas, desde $ 830). Otras termas en la región de Cuyo son: San Gerónimo (San Luis), Pismanta, La Laja (San Juan) y Santa Teresita (La Rioja).

BUENOS AIRES

Además de sus usos terapéuticos –apaciguan malestares respiratorios, digestivos y motrices–, las aguas de Carhué cuentan con un atractivo plus: las fantasmagóricas ruinas de la villa turística Epecuén, que desapareció bajo el agua durante una sudestada en 1985. En el hotel spa, un paquete de cuatro noches en doble estándar, $ 2.490. En la provincia de Buenos Aires también se encuentran las termas Ocean Spa (San Clemente del Tuyú), Irel (Bahía Blanca), Manantiales (Mar del Plata), Pedro Luro y Los Gauchos.

PATAGONIA

En Neuquén, las aguas de Copahue son de deshielo y adquieren sus propiedades por las emanaciones del volcán. Alivian reumatismo, artrosis, fibrositis y lumbociáticas. La Villa Termal Copahue sólo funciona de diciembre a abril, pero el resto del año sus servicios se trasladan al Complejo Caviahue o al spa termal de Neuquén capital. Más info en www.caviahuecopahue.gov.ar. Hostels con habitación compartida desde $ 149, hotel dos estrellas desde $ 450 la doble.

Seguinos en Twitter: @TurismoPerfil

Un comentario en “Tibios en invierno

  1. Pingback: Santiago del Estero, la ciudad más antigua del país | Turismo

Deja un comentario