ESPAÑA / ASTORGA

Sabores, tradiciones y arquitectura ecléctica en Astorga

Por estos caminos se cruzaron romanos, celtas y, actualmente, los peregrinos que van a Santiago de Compostela.

En la zona central de la provincia de León, la bautizada Asturica Augusta por los romanos atesora un generoso legado histórico, una de las tres obras que el arquitecto Antoni Gaudí proyectó fuera de Cataluña y un recinto medieval amurallado. FOTO: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: , , días

Cuándo ir:

Con quién ir:

Ideal para: , ,


Ver mapa más grande

Por Verónica Martínez, Diario PERFIL

Las mantecadas de Astorga, esos pequeños bizcochuelos esponjosos con cobertura de azúcar, son uno de los patrimonios que más añoran los argentinos con un árbol genealógico que hunde sus raíces en esta pequeña ciudad de menos de 15 mil habitantes. En la zona central de la provincia de León, la bautizada Asturica Augusta por los romanos atesora un generoso legado histórico, una de las tres obras que el arquitecto Antoni Gaudí proyectó fuera de Cataluña y un recinto medieval amurallado, además de ser paso obligado de peregrinos del Camino de Santiago.

Cronológicamente, el primer atractivo astorgano son las ruinas romanas, que datan de alrededor del 20 aC. El conjunto arqueológico reúne el Museo Romano, restos de termas y del foso del campamento militar, un puente, las cloacas y el Domus del Mosaico, que exhibe el bello friso de los pájaros y el oso. El recorrido urbano por este lugar que supo destacarse por su posición estratégica en la Vía de la Plata puede continuar por la catedral, con bellos relieves en su fachada del siglo XIV, y la aledaña iglesia barroca de Santa Marta, patrona de la ciudad.

Contrastando la monumentalidad antigua, el modernista Palacio Episcopal que planeó Gaudí a partir de 1889 sólo está a unos pasos. Convertido en el Museo de los Caminos, cautiva por sus cuatro torreones, los vitrales y el jardín que descansa sobre la muralla medieval. Dos curiosidades: Gaudí no concluyó el proyecto y ningún obispo llegó a vivir en él. Si busca museos originales, vaya al del Chocolate (calle José María Goy 5, entrada 2,50 euros). Astorga fue una pionera en el deleite del manjar americano, ya que la hija de Hernán Cortés se casó con un marqués local. A comienzos del siglo XX, la pequeña urbe contaba con alrededor de cincuenta establecimientos elaboradores.

Pensando en el verano, agende la colorida fiesta de astures y romanos que se celebra durante la última semana de julio. Música folclórica, desfiles y actores con trajes alegóricos que representan escenas de lucha entre ambas civilizaciones brindan un espectáculo único. No abandone Astorga sin probar las cecinas (chacinados) o el cocido maragato, que combina distintas clases de carne, garbanzos, verdura, sopa y natillas. El viaje de Madrid a Astorga (327 km), en automóvil, demanda tres horas por la autovía A6. Viajar en tren cuesta 25 euros.

Galería de fotos

Deja un comentario