En carne propia. Al ingresar, los turistas son separados en grupos según el color de su piel, para experimentar la segregación. Foto: Cedoc Perfiñ

Volver a la nota: El museo donde se vive el “Nunca más” africano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *