Una barrera transparente se levanta en torno al perímetro y un puente que se levanta sobre la pileta de agua de la que se bañaba la sirena cinematográfica Anita Ekberg en la película de 1960 «La Dolce Vita» permite al visitante ver el trabajo y acercarse a la estructura. Foto: AFP

Volver a la nota: Roma se renueva pero oculta sus monumentos más emblemáticos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 8 =