Sabores de Colonia, cuna de la buena cerveza

Atravesada por el río más famoso de Europa, es la ciudad que inventó el agua de colonia y alberga los restos de los Reyes Magos. Galería

Colonia es una de las ciudades más antiguas de Alemania. Atrae visitantes desde el año 50 d.C., cuando se fundó como puesto de avanzada romano. Actualmente, los grandes atractivos son la antigua (y gigantesca) catedral, la vibrante vida nocturna y su excelente cerveza local [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: , días

Cuándo ir: ,

Con quién ir:

Ideal para: , , ,

Por Evan Rail / New York Times

Colonia, una de las ciudades más antiguas de Alemania, atrae visitantes desde el año 50 d.C., cuando se fundó como puesto de avanzada romano. Actualmente, los grandes atractivos son la antigua (y gigantesca) catedral, la vibrante vida nocturna, una excelente cerveza local que se llama Kölsch y el eau de cologne (agua de colonia), inventada aquí en 1709, sin mencionar el siempre presente río Rhin.

Pero la ciudad que los alemanes conocen como Köln no se está durmiendo en sus laureles. Nuevas tiendas y boutiques están apareciendo en toda la ciudad, pero pocas tienen el aire del divertido Madchentraum, que produce glamorosas prendas inspiradas en las décadas de 1930, 1940 y 1950 (Greesbergstrasse 2).

En el corazón de la Ehrenstrasse, una calle saturada con tiendas de ropa, los locales se surten de bocadillos en la panadería Zimmermann, de 1875, donde un sublime Schnecke (“caracol”) glaseado –equivalente al pan danés de pasas– le dará fuerzas para llegar hasta la próxima boutique.

Durante la última década, el Belgisches Viertel (Barrio Belga) se ha convertido en el vecindario favorito de la gente del arte y los medios, con decenas de excelentes cafeterías, tiendas y restaurantes. Las cuatro calles que rodean Brüsseler Platz, la plaza principal del área, tienen suficiente para mantener ocupadas sus tarjetas de crédito durante varias horas.

Hay montones de lugares para almorzar rápido en el Ring, el bullicioso bulevar que rodea al centro de la ciudad y Hans im Glück (Hans de Suerte) incluye una deliciosa especialidad de la casa con jamón Parma, queso parmesano, rúcula y una salsa de aceite balsámico tipo teriyaki (6,8 euros). Inaugurado originalmente como espacio de exhibiciones para un grupo de jóvenes artistas visuales, Gewolbe (Bóveda) ha evolucionado como importante centro de presentaciones de música electrónica, convirtiendo una sección de la Westbahnhof (estación de trenes occidental) de la ciudad en uno de los mejores clubes.

Es difícil decir qué impacta más: la vertiginosa mezcla de obras de arte religiosas antiguas y modernas del museo Kolumba o el edificio de 2007 del arquitecto suizo Peter Zumthor. Al contrario de la actitud conservadora de la mayoría de los museos y galerías, el Museo Rautenstrauch-Joest pide a los visitantes que toquen e interactúen con las exhibiciones, que se enfocan en la gran diversidad de las culturas del mundo. Contrasta con el adyacente Museo Schnütgen, con su vasta colección de arte medieval y gótico cristiano.

A Colonia le encanta su cerveza nativa Kölsch, pero el río Rhin, que corta la ciudad, también cobija algunas de las regiones vitivinícolas favoritas de Europa. Deguste las ofertas de Wein am Rhein (Johannisstrasse 64), donde más de veinte grandes cosechas de Rheingau, Rheinhessen, Mosel y otros terroirs del Viejo Mundo se venden por copa. Difícilmente eclipsada por las botellas, la cocina ha sido catalogada regularmente como una de las mejores de Colonia desde que fue inaugurada a principios de 2009.

Hay cervecerías y pubs clásicos de Kölsch, pero ninguno es tan acogedor como la encantadora Braustelle, el principal punto de reunión del prometedor distrito de Ehrenfeld, favorito de músicos, estudiantes y artistas. Pruebe una Helios, y luego algo que pocos cerveceros de Colonia considerarían: una Alt, cerveza tradicional de Düsseldorf, la antigua localidad rival de la ciudad.

 

The New York Times/Travel. Publicado en la edición impresa del Diario PERFIL el 12 de mayo de 2012

Deja un comentario