GALES, REINO UNIDO

36 horas en Cardiff

Fue el mayor puerto carbonífero del mundo. Exhibe la disquería más antigua del mundo, castillos y piezas de oro de la Edad del Bronce.

Recelosa del turismo que se queda en Londres, la capital del reino de Gales busca entre sus blasones para competir: castillos, rock, paseos por la bahía y shoppings con aura victoriana. Entre fabril y chic. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para: , , ,

Por Paige MacClanahan (The New York Times/Travel)

Dígale a un londinense que vaya a Cardiff por el fin de semana y la respuesta probablemente será un ceño fruncido. Generalmente, no se considera la capital galesa, construida durante el auge de carbón británico, en el siglo XIX, una de las ciudades más atractivas del país. Pero los tiempos están cambiando. Importantes proyectos de regeneración en la década del 90 (un nuevo centro de artes escénicas, una costanera modernizada y un estadio con 74 mil asientos, entre otros) han dado a la ciudad un rostro fresco. Además, el paisaje rock punk es tan vibrante como siempre, y los fanáticos del rugby galés nunca han alentado con más fuerza que ahora.

Día 1. El muelle

Gales forma parte de Gran Bretaña, pero un referendo de 1997 confirió a los galeses el derecho de hacer sus propias leyes sobre un rango específico de tópicos, un poder que Gales no había tenido desde el siglo XIII. Para crear la nueva Asamblea Nacional Galesa contrataron a Richard Rogers, creador del Centro Pompidou, en París. La estructura resultante, conocida como el Senedd, tiene forma de un enorme árbol encerrado en vidrio, con la cámara de la asamblea situada en las raíces. Hay recorridos gratuitos varias veces al día, dirigidos por guías rebosantes de información sobre política e historia galesa.

El puerto de Cardiff es un distrito pequeño y refinado, lleno de bulliciosos restaurantes, bares y boutiques. Hace un siglo, era uno de los puertos más activos del mundo y desde el Pierhead, un edificio de ladrillos al margen del agua, se controlaba la salida de 12 millones de toneladas de carbón. Actualmente, el Pierhead alberga una pequeña exhibición que describe cómo el carbón de los valles que rodean Gales del Sur hizo que la población de Cardiff creciera más de 25 veces en cien años.

La mayoría de las opciones para cenar en el muelle son cadenas inglesas de primera calidad, pero también hay joyas locales. Una de ellas es Bosphorus, un popular restaurante turco. Pruebe el hunkar begendi, cordero servido con puré de berenjena ahumada (11,5 libras), y termine con albaricoques rellenos con crema fresca (2,95 libras). Podría cerrar la noche en el muelle paseando por la bulbosa cuña de cobre del Centro del Milenio de Gales, un espacio que abrió las puertas en 2004 y que es un hito de las artes escénicas. El Centro del Milenio es la casa de la Opera Nacional Galesa, pero también auspicia ballets, conciertos y musicales del londinense West End. Para algo más ligero –es indispensable entender el inglés–, Glee Club presenta stand up de comedia todos los jueves, viernes y sábados por la noche.

Día 2. Castillos y tattoos

Huevos revueltos de pato, emparedados de tocino y excelente café forman parte del desayuno en Coffee Barker, un popular café situado en uno de los centros comerciales de la era victoriana de Cardiff. Unase a los clientes que descansan en sillas bajas de piel mientras el personal, tatuado y lleno de “p

Los comentarios están cerrados.