Viaje sobre rieles

El tren que hace cumbre a 4.302 metros de altura, el que levita sobre China, el presurizado y hasta un spa itinerante. Galería de fotos

El más lujoso del mundo –coinciden varias fuentes– es el Venice Simplon-Orient Express, que cubre la ruta Londres-París- Venecia, con extensiones a Roma, Viena, Praga, Budapest y Estambul. [ Ver fotogalería ]

Varios sitios y blogs en Internet revelan que los fanáticos del tren son una legión que crece exponencialmente: “Viajar en tren se ha vuelto una pasión de multitudes”, afirma la agencia de noticias Europa Press. Miles de turistas prefieren explorar el mundo impulsados por locomotoras, seducidos por el lujo, la rapidez o las experiencias que suelen darse a bordo, interactuando con otros pasajeros o mirando a través de las ventanillas. Una buena porción de estos aficionados, al andar sobre rieles, busca trenes dignos del Guinness, ávidos de transitar vivencias indelebles.

El más lujoso del mundo –coinciden varias fuentes– es el Venice Simplon-Orient Express, que cubre la ruta Londres-París- Venecia, con extensiones a Roma, Viena, Praga, Budapest y Estambul. Sustituye al Orient Express –quizás el más famoso del mundo, inmortalizado por la pluma de Agatha Christie–, que está preparándose para volver a las vías. El tramo Londres-Venecia –2 días y una noche– cuesta 3.140 euros por persona. Incluye cena, almuerzo y té preparado por chefs franceses.

El más silencioso pertenece a la empresa española AVE y se desplaza entre Málaga y Madrid. Cuenta con vagones prohibidos para menores de 14 años, ya que son demasiado conversadores y adictos al teléfono móvil. Los tickets se venden desde 27 euros.

El tren bala más rápido y con el recorrido más extenso circula entre Beijing y Guangzhou (2.300 km). Cruzan los dos mayores ríos de la China –el Yangtsé y el Amarillo– y circulan a velocidades que superan los 250 km/h. El precio de los pasajes depende de la velocidad, 700 yuanes (US$ 112) para la clase turista, o el doble en los vagones de lujo. Es la línea ferroviaria de alta velocidad más larga del mundo.

El tren bala que une el Aeropuerto de Pudong, en Shanghai, con esa ciudad está propulsado a levitación magnética. Lo llaman Maglev y circula alcanzando 431 km/h. Varios vagones flotan por encima de las vías (se desliza por efecto de imanes) sumando una longitud de 30,5 km. Recorre los 30 km de distancia en ocho minutos. Mostrando el billete del avión, el boleto cuesta 50 yuanes.

El expreso más lento del mundo es el Glacier Express, que alcanza tierras alpinas ascendiendo durante un inolvidable trayecto de siete horas. Pasea entre valles y montañas de Suiza a no más de 50 km/h. Conocido también como el panorámico que conecta St. Moritz y Zermatt, va de los Alpes suizos orientales a los occidentales, atraviesa 91 túneles, 291 puentes y el paso del Oberalp, a 2.033 m de altura. El pasaje cuesta 33 CHF (francos suizos) o sea unos US$ 36 estadounidenses.

El tren del desierto africano es el Rovos Rail, conocido también como El Tren de los Safaris o el más lujoso del continente. Tiene diferentes rutas a través de Africa, pero su viaje estrella es el que une en 28 días Ciudad del Cabo con El Cairo. El viaje Pretoria- Ciudad del Cabo dura tres días; la cabina doble pullman suite cuesta 1.425 euros y todo el tren es un hotel de lujo sobre ruedas. La comida incluye bebidas alcohólicas.

El tren de la belleza es una especie de spa sobre rieles. Más allá de ser el más lujoso del sur de la India, con exquisita comida típica, se distingue por sus tratamientos de belleza, el yoga, la meditación y los programas ayurvédicos. Sale cada lunes de Bangalore y llega a Goa en siete noches. La doble cuesta US$ 7.630 para los turistas.

El más alto del mundo transita con vagones presurizados y se lo llama “Camino al Cielo”. Une, a través de 4.062 kilómetros, Beijing con Lasha, la capital del Tíbet, en 48 horas. En los vagones hay indicadores que detallan la altura en cada momento. Atraviesa regiones de -45º C. El billete de ida cuesta US$ 48 en la clase más barata (asiento duro), casi seis veces menos que en avión. La clase media (cama dura) cuesta US$ 101 y la más cara (cama blanda), US$ 157.

El trencito que escala montañas es el Manitou & Pikes Peak Railway, en Colorado Springs, funciona desde 1891 y sus ruedas dentadas le permiten trepar la ladera de una montaña de 4.302 metros hasta hacer cumbre, como un victorioso escalador. Está emplazado en el Pikes Peak, la montaña más visitada de EE.UU. El ticket cuesta 36 dólares; menores de 12 años pagan US$ 19,50.

El mítico Transiberiano cruza el país más grande del mundo de Este a Oeste, con alrededor de 10 mil kilómetros de vías desde Moscú hasta el Pacífico. Es el viaje en tren más largo del mundo y hacen falta siete días para finalizar todo el recorrido. El Ferrocarril Transiberiano es una red ferroviaria que conecta la Rusia europea con las provincias del Lejano Oriente ruso en su principal ramal, y con Mongolia y China en sus otros dos ramales. El precio del boleto varía según la ruta y la cantidad de paradas. Para darse una idea, Moscú-Irkutsk-Vladivostok, pasaje en primera clase, 1.120 euros.

Continuá leyendo: Los trenes turísticos que recorren Argentina de Norte a Sur

Deja un comentario