Con imponentes iglesias barrocas, patios llenos de plantas y plazas populosas, es tentador ver a Oaxaca como reliquia fotogénica del pasado colonial de México. Pero la capital de uno de los estados más pobres del país y centro universitario estudiantil no es exótica ni está estancada; es una ciudad pequeña pero dinámica, con arte callejero que convierte las aceras de concreto en una galería pública. Combinado con una vibrante cultura del café, vida nocturna regada con mezcal y su cocina regional, Oaxaca es tan cosmopolita como impactante. Foto: Cedoc Perfil

Volver a la nota: Oaxaca, un pasaje a la época colonial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + siete =