NICARAGUA

Un viaje con aroma a café

La paz en la región trajo prosperidad y turismo al país. Managua es un buen lugar donde comer y hacer compras; en el norte se visitan cafetales y productores de puros.

pristina. Los conflictos armados no pudieron destruir la belleza natural de la costa pacífica. Varios eco-resorts ofrecen estadías combinándolas con paseos por la selva. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir:

Ideal para: , ,

Por Mary Talbot (The New York Times / Travel) Traducción: Mónica Martin

El aeropuerto de Managua no se parecía en nada al que vi la primera vez que arribé allí con la mente hirviendo de idealismo, en 1985, cuando la revolución sandinista y la contrarrevolución estadounidense estaban a pleno. Quería comparar la realidad de esta nación de hoy con el espacio revolucionario de mis recuerdos de tres años de estadía.

Descubriría un lugar mucho más desarrollado, pero aún una tierra de belleza natural extraordinaria y uno de los países más pobres de este hemisferio. Esta vez encontré cosas desconocidas: puntos ecoturísticos en la costa pacífica y selvas prístinas que 25 años atrás ocupaban las guerrillas. Por todas partes había cafés y paradores de licuados.

A pesar del boom inmobiliario, Managua todavía mostraba las cicatrices del terremoto feroz de 1972. Muchos turistas pasan por alto la ciudad, a pesar de que es un buen lugar para comer, hacer compras o contratar un masaje shiatsu en el Instituto de Estudios Avanzados de Medicina Natural y Oriental. Uno de los placeres que logré en este viaje fue divagar por la zona montañosa del norte del país, donde terrazas de cafetales se esconden detrás de la neblina. En mi juventud ayudaba en la cosecha, luego de aprender a cargar un fusil mientras se oían los morteros explotar a la distancia.

Noventa minutos al oeste, se encuentra el pueblo Estelí, una de las ciudades de mayor crecimiento, con mucha población joven. De hecho, la población se duplicó desde los años 80, llegando a seis millones. Estelí también es la capital de los habanos y según Cigar Journal, varios de los mejores puros del mundo se hacen aquí. La mayoría de los productores descienden de cubanos. “Cuando tienes tabaco en la sangre, nada puede alejarte”, dice Néstor Plasencia, heredero de una venerable dinastía de tabacaleros. Su fábrica puede visitarse.

La experiencia de playa llegó en San Juan del Sur, 402 km al sur de Estelí. Me hospedé en la Hacienda Morgan Rock, donde el paseo en kayak y la visión nocturna de las tortugas están incluidas en el hospedaje. ¿Recoger los huevos para el desayuno? ¿Visitar el proyecto de reforestación? No, estaba de vacaciones. Mejor tirarme en la hamaca a tomar un licuado de coco y banana y aprovechar el wi-fi.

Un comentario en “Un viaje con aroma a café

  1. IRG | 13/11/2014 | 4:13

    Evidentemente esto es una publicidad. Cualquiera que ha estado en Managua sabe que la inseguridad es terrible.

    Robos a la orden del dia, en el hotel te aconsejan dejar todo en la caja de seguridad, ir lo mas discreto posible, incluso a reuniones de negocios.

    De Managua no se puede salir si no vas con un guia que conozca.

    Caminar por la 31 de noche es mas seguro que Nicaragua

Deja un comentario