VIAJES EXTREMOS

La aventura de sobrevivir

El aventurero británico Bear Grylls tiene una red de escuelas de supervivencia que da cursos de 24 horas.

ATREVERSE. En el fango y comiendo lombrices, linda manera de entrenarse para los imprevistos. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Ideal para:

Por Lindsay Crouse (The New York Times Travel / Diario PERFIL)

En el mundo salvaje, una de las más confiables fuentes de proteínas son las lombrices terrestres. Instrucciones: con los dedos, escurra la baba en la parte media, deseche la mitad inferior –casi todo intestinos– y ponga el resto en su boca. Tráguelo rápidamente para que no se mueva mientras desciende.

Este fue tan sólo un bocado de los que probé en Colorado como parte del Bear Grylls Survival Academy 24 hour Adult Course, un curso intensivo de supervivencia que imparte el conocido aventurero de la televisión por cable –que falleció este año– y que enseña a los adultos a defenderse en un ambiente agreste.

Se trata de una exitosa expansión de la Academia Gryll de Gran Bretaña, que llegó a Colorado y California. Las clases de supervivencia no son nuevas, pero el aventurero de NBC, egresado de Eton, les imprime ritmo. A pesar del target neófito de estos cursos (la mayoría, hombres que quieren vivir de modo relativamente seguro lo que ven por tevé), los tipos de mi expedición, que costó US$ 399, no fueron exactamente rescatados de un grupo de boy-scouts.

Uno pegó un manotazo al pasto y gritó: “¡Un saltamonte!”, le arrancó la cabeza y lo puso a cocinar sobre la sartén, que se calentaba al fuego que armamos con hojas de pino. En el momento en que nos llevaron al bosque, nos dieron la orden de embadurnarnos toda la piel con barro, y todo lo que siguió fue sorprendente.

La comida ocupaba el primer sitio en las lecciones. Se nos dijo cómo distinguir si las plantas eran seguras para ser ingeridas. Pueden parecerlo, pero se empieza por olerlas (un olor a durazno o almendra puede indicar cianuro, como en las semillas de manzana).

Luego se frota sobre la piel y recién entonces se lleva a la boca. Se puede comer un cardo, pero la vaina de ciertos porotos paraliza. Respecto del agua segura, hay que usar una media para colar el agua recolectada en corrientes. Absorbimos incluso una enciclopedia sobre tipos de nudos y con un cuchillito construimos enormes fogatas. (Traducción Mónica Martin)

4 Comentarios en “La aventura de sobrevivir

  1. Strudel | 07/12/2014 | 5:33

    Malisima la nota…además primero dicen que Grylls murió y luego que “imparte ritmo al curso”? Se nota q la traductora no tiene ni idea de coherencia y cohesión de textos. Y menos de redacción periodística.

Deja un comentario