TENDENCIAS

Viajar y trabajar, una nueva tendencia del turismo juvenil

Los argentinos viajan para ser fotógrafos en Las Vegas, recepcionistas en Manhattan, vendedores en Alaska y mucho más. Qué ganan.

Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Por Laura Blanco (Diario PERFIL)

Cuando volví, me compré un autito. Fue uno de los mejores viajes de mi vida”, cuenta Sandra, de 19 años, una de las miles de jóvenes que eligen ser parte de un programa “Work and Travel” (Trabajar y Viajar), dejando de lado las clásicas vacaciones en la playa. “Muchos amigos te dicen que estás loco porque pagás para ir a trabajar durante tus vacaciones”, cuenta Julián. “Pero es una experiencia fantástica y te queda tiempo para recorrer, conocer gente, hacer amistades y salir de noche. Y además, te suma para el currículum y terminás hablando inglés casi como un nativo”.

Los programas Work and Travel existen desde hace años en el país. La mayoría, destinados a jóvenes de entre 18 y 30 años. Durante entre dos y seis meses. En los últimos tiempos, la oferta se ha diversificado notablemente. Si bien al principio las agencias dedicadas a estos intercambios ofrecían viajes a los principales centros turísticos de Estados Unidos y los puestos de trabajo se repartían en parques de agua, centros de esquí y restaurantes, hoy la propuesta es más variadas. Se puede ser, por ejemplo, fotógrafo en Las Vegas, recepcionista en Manhattan, guardavidas en California o manejar una montaña rusa en Orlando.

“Los destinos más solicitados son EE.UU. y Nueva Zelanda, pero también organizamos viajes a China, Irlanda y Sudáfrica”. cuenta Verónica Ferreyra, directora de Interlatina. ¿Los más exóticos? “Dubai y Alaska, sin dudas. Parece raro, pero hay jóvenes que quieren ir a trabajar a una pescadería en el Polo Norte”, agrega.

La empresa Education First también ofrece un programa diferente: el “Au Pair”, que permite a los jóvenes vivir un año en EE.UU. con familias locales, mientras conocen lugares nuevos y completan sus estudios. A cambio, durante un máximo de 45 horas a la semana cuidan a los niños de la familia, en su casa. Contratar un viaje por estas empresas de intercambio cuesta alrededor de US$ 1.500. Incluye seguro médico, contacto con el empleador, orientación en entrevistas por Skype, asistencia en el destino, trámites de visa en embajada y dinero para las primeras semanas antes de cobrar. ¿Y cuánto dinero se gana en estos viajes? “Varía de 7 a 14 dólares la hora. En los puestos de trabajo donde hay propina, como camarero, la ganancia es mucho mayor”, explica Rafael Zelmann, directivo de Watar. “Los chicos pagan todo el viaje en pesos y ganan en dólares. Y si bien tienen que pagar alojamiento, pasajes, comida y gastos, siempre vuelven con un plus”.

El trabajo mejor pago es el de los cruceros, pero ahí ya piden tener una experiencia mínima de dos años en un hotel y un excelente manejo del inglés”, admite Ferreyra. Hablar inglés no es imprescindible en todos los casos ya que, por ejemplo, los estudios jurídicos de Texas necesitan empleados que hablen español a la perfección para poder conversar con los inmigrantes mexicanos, sus principales clientes. “A veces, los empleadores suelen preferir argentinos porque llegan con mucha pila y siempre tienen una sonrisa. Eso gusta mucho”, concluye Zelmann. (21 de diciembre de 2014)

Un comentario en “Viajar y trabajar, una nueva tendencia del turismo juvenil

  1. Julio Patria | 18/01/2015 | 12:55

    La mitad de los jovenes menores de 27 años en la Argentina son NINI , si se van nos vamos a quedar sin ninguno !!?? ..epokas de DEKADA GANADA!!

Deja un comentario