EE.UU. / Port st. Lucie

Miami se dice Med

A dos horas de la meca del shopping, en la más famosa cadena all inclusive del mundo, los chicos pueden ingresar a una academia de tenis y perfeccionar el deporte con los mejores del mundo. Además, golf en dieciocho hoyos.

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir: ,

Con quién ir:

Ideal para: ,

“No dejes la cartera en el piso, se va el dinero”, le advierte un pasajero recién llegado al aeropuerto de Miami a la G.O. del Club Med Sandpiper que lo fue a buscar (los G.O. son los empleados que residen en el mismo resort). “¿Dinero? –pregunta con cara extraña–, en Club Med el dinero no existe”, responde pícara.

A dos horas de Miami y a mitad de camino hacia Orlando, el Sandpiper es el único de los ochenta Villages franceses en Estados Unidos. Ubicado en Port St. Lucie, está recostado sobre una margen del North River. Y allí, ya sabiendo que una vez adentro no se habla de números ni economía familiar, el siguiente problema es pensar qué hacer. La gran novedad es que el lugar tiene una academia de tenis dirigida por reconocidos entrenadores y 21 canchas para practicar ese deporte. Además, Club Med cuenta con una cancha de golf de 18 hoyos y otras 15 a menos de 15 minutos –tres de ellas, parte del circuito PGA–. Y para los poco afines a los deportes de pelota, hay tres piletas (una olímpica), deportes acuáticos, clases de yoga, centro de fitness con instructores, un circo y taller de arte infantil. Por su diversidad, este resort puede ser un descanso ideal para las familias que disfrutan del deporte, y les gusta hacerlo bien. Para recuperarse, unos masajes en el spa, antes de echarse en un camastro frente al río.

“El concepto all inclusive –creado por el resort francés– tiene que ver con poder calcular las vacaciones con anticipación, la libertad y variedad de opciones dentro de un mismo complejo, combinado con la calidad en el servicio”, asegura Janick Duolet, la cabeza de Club Med en América latina. Y cuenta algo que tiene que ver con el espíritu de la hotelería que creó la marca, en 1950, cuando empezó como un campamento en Alcudia, en las Islas Baleares. El espíritu tiene que ver con la tranquilidad y la libertad en un ambiente donde el servicio existe para que cada uno arme sus vacaciones como le guste. Además, la gastronomía siempre cuidada no olvida la panadería ni los quesos franceses, y a la noche se lucen los bailes de los G.O. (Gentiles Organizadores) y los tragos en el bar para los más grandes G.M. (Gentiles Miembros). La sensación es estar en un club donde todo marcha en función del servicio y gracias a la amabilidad y la multiplicidad de ofertas de entretenimiento.

Aprender tenis con los mejores

“¿Qué quieres ser cuando seas grande?”, le pregunta Gabriel Jaramillo a una pequeña de 9 años que entrena en la academia de tenis del Club Med Sandpiper en la exhibición que se hace cada semana. “La número uno del mundo”, responde. Y es aquí, en este lugar, donde Gabe –como le dicen los gringos–, el colombiano que entrenó a campeones como Monica Seles (presente en la exhibición) o André Agassi, entre otros, entrena a los chicos para ser top ten. Y muchos ya lo lograron en las categorías juniors de sus países de origen.

Como si fuese una escuela pupila, niños y adolescentes de hasta 17 años de todo el mundo (hay una joven argentina, chilenos, mexicanos, chinos, rusos y más) viven en el Club, tienen tutores, un equipo de entrenadores de primer nivel, docentes que los ayudan con el inglés y los estudios –que la mayoría hace por Internet–, y se mueven por el resort como en su propia casa. La opción también se extiende a la escuela de golf dirigida por Brad Brewder y Don Law.

4 Comentarios en “Miami se dice Med

  1. Pingback: El tiempo ideal para relajarse en Miami | Turismo

Deja un comentario