Relax en la estación termal más antigua de Eslovenia

En Dobrna, en la estación termal más antigua de Eslovenia, es posible relajarse sanamente o prevenir enfermedades.

Un buen plan para el visitante es hacer una excursión en el día a Liubliana. Foto: dpa [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuándo ir:

Con quién ir: , ,

Ideal para: , , , ,

No es necesario estar enfermo para disfrutar de los efectos saludables de un baño termal. En Dobrna, en la estación termal más antigua de Eslovenia, es posible relajarse sanamente o prevenir enfermedades. También los alrededores de la ciudad y la cercana capital, Ljubljana, tienen muchas cosas que ofrecer. “Tres escalones hacia abajo, hacia el infierno, y uno se siente como un recién nacido“, dice el turista alemán Ludwig Neubert, quien junto con su mujer, Anneliese, lleva 28 años visitando la estación termal de Dobrna.

Aquí hay relajación para el cuerpo y la mente, para compensar durante las vacaciones el estrés de la vida laboral cotidiana. Los baños termales de Dobrna son los más antiguos del país. Ya los romanos conocían sus efectos benéficos. En el siglo XIX, Luis Bonaparte, un hermano de Napoleón, disfrutaba de las ventajas del baño ritual, que dura 15 minutos. Hoy, el visitante se siente trasladado a viejos tiempos cuando entra en los baños de mármol de la estación termal. En el centro, en una pequeña sala bajo una cúpula, hay una fuente de piedra. El agua, de 35 grados centígrados, sale a borbotones desde una profundidad de 1.200 metros.

Sin embargo, Anneliese Neubert no solo viene a Dobrna por el agua. “Aquí todo es fantástico. Nos atienden muy bien y toda la gente es amable. Además, el paisaje es precioso“, dice la mujer alemana, de 83 años. Dobrna también ofrece numerosas posibilidades para caminar. Una de ellas es el valle Loka, donde uno puede maravillarse caminando por el paisaje kárstico y admirando molinas de 300 años de antigüedad. Para terminar, merece la pena visitar la granja de venados Lampercek, donde Erwin Einfalt recibe al visitante.

Este esloveno explica con una sonrisa cómo matar el tiempo en una granja de venados: Comer, beber y mirar a los venados. Después de un vaso de aguardiente de arándano y gulash de venado o un bocadillo con especialidades caseras, el visitante puede observar a unos 140 animales. En un terreno de 13 hectáreas corretean venados, gamos y muflones. Erwin también ha instalado un pequeño “museo de la caza”.

Después de la caminata regresamos, agradablemente cansados, a la estación termal. Aquí, un pequeño paseo por el parque Feng Shui, de 200 años de antigüedad, proporciona más relajación. Al final del parque se encuentra el “Hotel Vita”, donde está instalado el centro médico de la estación termal. El centro está especializado en ginecología y urología.

Sin embargo, también las personas sanas se benefician con los efectos benéficos del agua termal. En el “Hotel Vita”, al que pueden acceder todos los visitantes de la estación termal, hay varias piscinas, una amplia sauna y un área de wellness. “Siempre es mejor prevenir que curar”, dice Jože Duh, director del centro médico. La combinación entre tranquilidad, naturaleza y relejación crea para ello un marco ideal. Es un refugio para el silencio y la recuperación.

Quien después de algún tiempo esté cansado de tanta tranquilidad puede realizar otras actividades en los alrededores de Dobrna. Ljubljana, la pintoresca capital de Eslovenia, está situada a una distancia de solo 80 kilómetros y es muy apropiada para una visita de un día. Más cerca, a 20 kilómetros, se encuentra Celje, que con su pasado lleno de historia ofrece al turista varias atracciones. Y cuando los pies están cansados, un baño termal relajante es doblemente agradable.

Deja un comentario