El volcán islandés difícil de nombrar que atrae a miles de turistas

La montaña, con algunas manchas de nieve, se alza pacíficamente sobre la campiña plana, verde amarillo, en el sur de Islandia. Fotos

Muchos turistas viajan a Islandia atraídos por sus paisajes. Foto: dpa [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuándo ir:

Con quién ir:

Ideal para: ,

Ey-ja-fjal-la-jö-kull: un volcán con un nombre casi imposible de pronunciar, situado en una isla remota, saltó hace cinco años a los titulares de la prensa internacional. La gigantesca nube de ceniza que el viento empujó desde el cráter en Islandia hacia el continente europeo desató un caos sin precedentes y obligó a cancelar más de 100.000 vuelos. Ahora, en el lugar de la erupción poco sigue igual que antes: decenas de miles de turistas acuden cada año al famoso volcán subglacial.

La montaña, con algunas manchas de nieve, se alza pacíficamente sobre la campiña plana, verde amarillo, en el sur de Islandia, que el volcán cubrió hace cinco años con un manto polvoriento de ceniza gris. “En pleno día, el cielo de repente se tornó negro como el azabache, como si fuese pleno invierno”, relata el agricultor Ólafur Eggertsson, de 62 años, cuya granja está situada a la sombra del volcán, en el lado sur. “Ese polvo fue una amenaza permanente“, dice su mujer, Gudny Valberg, de 61 años. Durante la erupción, la familia tuvo que abandonar la granja en tres ocasiones; junto a la puerta siempre estaban las maletas hechas.

En sentido contrario, una gran cantidad de turistas se dirigía al volcán para fotografiar o grabar el espectáculo natural. Muchos curiosos llamaron a la puerta de Eggertson, lo que motivó a la familia a abrir después de la erupción el pequeño museo que actualmente está situado frente a la granja, al otro lado de la carretera. En 2014 visitaron el museo 74.000 personas.

Quien se desplaza por la ruta turística Golden Circle, bastante transitada para un país como Islandia, pasa exactamente entre la granja con sus tejados rojos y el moderno centro de visitantes. La ruta es sobre todo popular entre turistas que quieren hacer una breve visita a la región. Desde Reykjavik, en coche de alquiler, se puede llegar allí en pocas horas para observar los grandes géisers, las cataratas y el parque nacional Thingvellir, y por supuesto el Eyjafjallajökull, el volcán más famoso de la isla.

Hasta el mes de marzo hervía a borbotones en el altiplano al noroeste del Eyjafjallajökull: desde el volcán Bárdarbunga corrió durante varios meses por una grieta de 20 kilómetros tanta lava incandescente como durante la erupción de 2010. Sin embargo, si no hay una nube de ceniza, una erupción en el rincón más apartado de Islandia no interesa a los medios internacionales.

GALERÍA DE FOTOS

Deja un comentario