ESTADOS UNIDOS

Cuatro parques de diversiones indispensables en California

En el “Estado Dorado”, situado en la costa oeste de Estado Unidos, hay casi una docena de parques de atracciones. Hay de todo y para todos. Galería de fotos

Imagen de la vista del parque de Disneylandia de noche. Foto: dpa [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Con quién ir:

Ideal para:

Micky Mouse es algo así como el arquetipo de la cultura de entretenimiento estadounidense, que desde California conquistó todo el mundo. El famoso ratón de cómic tiene su casa en el Disneyland de Anaheim. Sin embargo, en el “Estado Dorado”, situado en la costa oeste de Estado Unidos, hay casi una docena de parques de atracciones. Vamos a visitar cuatro escenarios del entretenimiento organizado.

– El Disneyland Resort: Walt Disney era un perfeccionista, y el Disneyland en Anaheim es el único parque que se construyó bajo la total supervisión personal del famoso productor cinematográfico.

Disneyland es un megaespectáculo mágico asentado en un espacio de poco menos de un kilómetro cuadrado. En realidad, hay dos parques: Disneyland y, directamente enfrente, el Disney California Adventure Park, fundado en 2001. Para una visita breve a ambos mundos de fantasía se puede comprar una entrada combinada.

Disneyland está poblado por princesas, por Mickey y sus compañeros de dibujos animados y por colegas más jóvenes como el capitán Buzz Lightyear. Hay alrededor de 60 atracciones, así como desfiles, minimusicales y barcos de vapor a paletas. Quien prefiera una experiencia más moderna puede subirse al tren magnético en Tomorrowland.

Las 35 atracciones del Disney California Adventure Park están construidas como si fueran de los años 20 pero al mismo tiempo son más modernas, más rápidas y más vertiginosas. La montaña rusa de alta velocidad “California Screamin” o la fantasmagórica “Tower of Terror” con su caída libre en un ascensor también les gustan a los adolescentes que están un poco cansados de Mickey Mouse. El mundo temático más reciente se llama “Cars Land”: los ocupantes de coches de seis plazas llamados “Lightning McQueen” viajan a toda velocidad por cañones artificiales.

– Legoland California: este parque se inauguró en 1999 en Carlsbad y abarca aproximadamente la mitad de la superficie del imperio de Disney en Anaheim. La principal atracción son, desde luego, los 30.000 modelos de Lego construidos con 60 millones de ladrillos plásticos.

El más grande es el dinosaurio gigante “Bronte”, para el que se usaron dos milones de ladrillos de Lego. Un foco de atención especial es el mundo en miniatura. Edificios y monumentos locales e internacionalmente conocidos fueron reconstruidos en escala 1:20: rascacielos de Nueva York, Las Vegas y sus extravagantes hoteles, la Casa Blanca, etc.

Legoland apuesta más por la interacción que por la técnica. Los pequeños cazadores de tesoros reciben pistolas láser para liquidar momias malvadas. Y cuando actúa la banda de chicas “Lego Friends”, los fans jóvenes deben cantar con ellas. En el parque acuático, los niños pueden chapotear.

Recientemente fue incorporada al parque una piscina de olas con playa de arena al estilo de la serie de construcción “Chima”, con toboganes, fuentes y un río lento donde los niños se pueden dejar llevar por la corriente. Legoland es un parque de atracciones para familias con niños menores de 12 años.

– Seaworld San Diego: en San Diego se inauguró en 1964 la primera filial del parque temático, con caballitos, acuarios al aire libre y un delfinario. En el circo marítimo, las orcas son los protagonistas. “One Ocean” se llama el espectáculo de 25 minutos con efectos luminosos y sonido envolvente. Las orcas de color blanco y negro ejecutan saltos sincronizados, hacen piruetas y saludan con sus aletas pectorales.

A través de unas paredes acrílicas transparentes se puede observar muy bien a los animales bajo el agua en un estanque de 26 millones de litros llamado “Shamu Stadium”, que toma su nombre de la primera orca de Seaworld.

La mejor vista la ofrecen las primeras 16 filas, que están marcadas como “Soak Zone”, es decir, zona de salpicaduras. No es un truco para vender a precios excesivos impermeables de plástico: el espectador sentado en esta zona queda realmente empapado.

Además de los espectáculos protagonizados por orcas y los encuentros con otros grandes animales marinos, hay varios acuarios más pequeños: el arrecife de tortugas, una piscina para tiburones con un túnel, el “Dolphin Point”, una piscina donde se puede acariciar a los delfines, y otra que llega a la altura de la cintura para delfines mulares más grandes.

– Universal Studios Hollywood: la idea original era ofrecerles a los visitantes la posibilidad de conocer de cerca el trabajo de un estudio cinematográfico. Hoy, este lugar es uno de los parques temáticos más visitados de Estados Unidos. Ya no se pueden ver estrellas de cine, sino solo iconos disfrazados como Spiderman o El Zorro.

La mayoría de las atracciones usan simuladores de movimiento y trucos visuales. Durante un tour en autobús que pasa delante de los estudios, utilerías de película y escenarios, las criaturas de fantasía de Hollywood de repente parecen cobrar vida: por ejemplo King Kong luchando contra lagartos gigantes. No recomendable para cobardes.

[GALERÍA DE FOTOS]

Seguinos en Facebook | Twitter | Tumblr | Instagram

Deja un comentario