El parque también se ha convertido en un lugar buscado por los amantes de la naturaleza por su ubicación entre montañas de largos pinos y oyameles. En 1979 la zona fue declarada reserva forestal. Foto: dpa

Volver a la nota: Baños de lodo y azufre, un viaje revitalizante en Michoacán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + diecisiete =