BARILOCHE / RÍO NEGRO

Ascenso al Refugio Berghof, la cuna del esquí nacional, en Bariloche

Allí vivió Otto Melling, impulsor para muchos de sus discípulos de la práctica del esquí en el centro turístico invernal por excelencia del país.

En el cerro Otto se encuentra el que fuera hogar del mítico andinista Otto Melling, impulsor para muchos de sus discípulos de la práctica del esquí en Bariloche. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: , , ,

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para: , ,

En el Cerro Otto, uno de los iconos naturales de la ciudad de Bariloche (Provincia de Río Negro), se encuentra el que fuera hogar del mítico andinista Otto Melling, impulsor para muchos de sus discípulos de la práctica del esquí en el centro turístico invernal por excelencia del país, y creador de la primera escuela de esquí de Sudamérica. “El esquí en Argentina nació acá, en el año 29 o 30, cuando Otto Melling vio a uno de sus amigos, Juan Neumeyer, deslizarse en esquis por las calles de Bariloche, y se le ocurre crear una fábrica de esquís, un refugio y una cabaña”, cuenta Claudio Fidani, guía de montaña, actual concesionario del refugio y miembro del Club Andino Bariloche.

Cuando estalla la guerra mundial la oligarquía argentina viene a esquiar acá cuando antes lo hacía en Europa, y traen un suizo que elige al cerro Catedral como las mejores pistas, pero Otto, que era bávaro, se queda en este cerro“. La historia es tan fascinante como lo es el ascenso al refugio por uno de los senderos más bonitos de la ciudad, bautizado “el filosófico”, que era utilizado todo los días por Otto Melling y que entre descanso y descanso le permitía meditar y soñar sobre la vida. Hay diversos caminos para llegar hasta el refugio; se puede optar por el telesférico que tiene base en el kilómetro 5, para después bajar caminando desde la cumbre hasta el refugio Berghof.

Pero el Complejo Teleférico Cerro Otto ofrece varias opciones turí­sticas -hasta un museo donde se exponen figuras a tamaño natural de esculturas de Miguel Angel, como el famoso David- además de la confitería giratoria, por lo que es más bien una excursión en si­ misma. Para los que gusten de caminar, la mejor opción es la picada vieja al refugio que nace en el km. 4,8 de la avenida Los Pioneros, con un inicio está marcado por grandes pinos que bordean de ambos lados una calle que asciende por el cerro y más arriba, cuando hay que doblar a la izquierda e internarse en la vegetación, se afina hasta volverse una picada.

El camino, mientras se realiza el ascenso, regala varias de las vistas más espectaculares de Bariloche, adivinándose en el horizonte la isla Victoria, la isla Huemul y la parte intangible del Parque Nacional Nahuel Huapi. En medio el camino se encuentra el centro invernal de Piedras Blancas, donde los visitantes pueden disfrutar de los trineos, realizar zipline -un vuelo de más de 1.500 metros por la montaña-, snow zafari, y esquí para principiantes. También se encuentra el centro de esquí nórdico, que es el esquí de travesía.

El viejo refugio sufrió un voraz incendio hace cuatro años -y del que hoy queda lo que fue una terraza con vistas paradisíacas del lago- en un sendero que Fidani calificó como “uno de los que definen a Bariloche, ubicado en un bosque de lengas de 40 metros de altura“. “Después del incendio se hizo un acto cultural para ponerlo en valor. Se hizo un ciclo cultural durante dos años, al aire libre, y después con donaciones y el dinero del seguro, se construyó la primera parte del refugio“, precisó Fidani, citado por Télam.

En la que era la casa que habitó Melling, entre el viejo refugio y el actual, se montó un museo viviente en el que se puede observar todo tal cual lo dejó el pionero“Para nosotros es un lugar sagrado. Construida en 1937 acá funcionó la primera escuela de esquí de Sudamérica con el nombre del Cerro Tronador, un lugar que era muy preciado por Otto Melling”, detalló el guía de montaña y actual concesionario. Ahí se pueden descubrir esquíes de madera que eran fabricados por el pionero, sin cantos y con fijaciones de correa, además de fotos históricas y los diferentes enseres para vivir.

En la coqueta edificación, poco metros más arriba de la casa de Melling, se pueden saborear exquisitos platos locales en un ambiente al puro estilo montañista. Además de la posibilidad de comer o tomar un chocolate caliente, tanto e su interior como en su exterior, en el lugar se ofrecen tres actividades típicas de montaña acompañadas por eventos culturales. Estas son el “Viaje en el Tiempo”, con trekking nocturno alumbrado a la luz de las velas y la luna; “Chocolates con historia”, con actividades culturales con música clásica, tango, jazz y/o folclore; y la “Aventura Panorámica”, en la que los colores y aromas de todas las estaciones del año ofrecen un paisaje diferenciado.

Seguinos en Facebook | Twitter | Tumblr | Instagram

Deja un comentario